Tetania (espasmofilia): tratamiento, síntomas, definición

Tetania (espasmofilia): tratamiento, síntomas, definición

La tetania o espasmofilia es un síndrome que reagrupa varios síntomas relacionados con el estado de ansiedad. A veces se expresa con crisis impresionantes.

Definición: ¿qué es la tetania? 

La espasmofilia o tetania es un síndrome que reagrupa varios síntomas relacionados con un estado de ansiedad. Se manifiesta por una hiperventilación y una hiperexcitabilidad neuromuscular. Se trata de un concepto controvertido que no es reconocido en todo el mundo.

La espasmofilia funciona por la aparición de crisis cercanas a la crisis de ansiedad. Afecta más a las mujeres que a los hombres, y principalmente a las personas de edades comprendidas entre los 15 y los 45 años.

Tetania: síntomas

La espasmofilia se define por varios síntomas relacionados con la ansiedad. El primero es la hiperventilación, es decir, una aceleración del ritmo respiratorio. Esto se traduce por una sensación de opresión, una respiración entrecortada y una necesidad de encontrar aire.

También se observa una tetania muscular que se manifiesta por hormigueos, entumecimientos, calambres, una contracción intensa y dolorosa de los músculos como resultado de una contracción de la mano («mano de partero») o del pie, así como una dificultad para abrir la boca. Por lo general, una persona afectada tiente una astenia (fatiga intensa, sobre todo al despertar) física o intelectual.

A menudo una crisis de espasmofilia es impresionante y se expresa de forma diferente para cada individuo: problemas cardíacos (taquicardia, palpitaciones, dolores torácicos), digestivos (espasmos intestinales, dolores abdominales, náuseas) o sensoriales (temblores, escalofríos, sudores fríos).

Tetania: causas

Los mecanismos de la espasmofilia son bastante borrosos. Se trataría de una reacción desproporcionada a una situación de estrés o de angustia. Este miedo provoca la aparición de síntomas que alimentarán el miedo por sí mismos. Es lo que se conoce como círculo vicioso.

Otra hipótesis sería que la espasmofilia se explica por una falta crónica de magnesio y de calcio que tienen una función sin que haya contracción muscular y transmisión de los impulsos nerviosos. Esto explicaría la hiperexcitabilidad neuromuscular.

También sería una causa de trastornos del sueño que serían responsables de la astenia y de la neurodistonia.

Tetania: diagnóstico

A lo largo de una consulta en relación a un posible caso de tetania, el paciente puede quejarse de una cierta debilidad muscular, calambres, espasmos, contracciones musculares, sensación de hormigueo en órganos distales (dedos, nariz, pies), cara y lengua. Pueden presentar también una fatiga pronunciada con indicios de depresión y alucinaciones.  

A la hora de examinar al paciente es importante verificar si existe una disminución del control muscular, falta de reflejos, pérdida de movimiento o coordinación. Se ha de confirmar también si se ha producido una pérdida de simetría y movimiento voluntario. 

Tetania: pruebas

Son bastante variadas: desde la medición de concentración sérica de calcio, magnesio, vitamina D, proteína, fósforo, hormonas tiroidea y paratiroidea. Niveles bajos de calcio sérico y fósforo puede ser debida a una deficiencia hormonal. 

Se pueden realizar pruebas específicas para evaliar la actividad eléctrica muscular a través de electromiografías, así como la actividad nerviosa. La idea es permitir diferenciarlas de posibles enfermedades neuromusculares.  

Tetania: tratamiento

Leer más
Un nuevo vídeo de Deep Blue, uno de los tiburones blancos más grandes jamás observado

El tratamiento de la tetania/espasmofilia suele ser mediante un seguimiento de una terapia permite limitar, incluso eliminar, la aparición de las crisis. La terapia más utilizada es la terapia cognitiva y comportamental.

En caso de crisis, es importante calmar la respiración, respirando en una bolsa de papel o de plástico, por ejemplo. Del mismo modo, se recomienda pensar en otra cosa para no alimentar el círculo vicioso.

Un tratamiento farmacológico a base de antidepresivos también puede ayudar a reducir la frecuencia de las crisis. Sin embargo hay que permanecer atento a los efectos secundarios y a la posible dependencia.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración