Escoliosis: escoliosis en niños, en adultos, tratamiento, ejercicios y operación
Escoliosis: escoliosis en niños, en adultos, tratamiento, ejercicios y operación

Escoliosis: escoliosis en niños, en adultos, tratamiento, ejercicios y operación

La escoliosis es una deformación de la columna vertebral, frecuentemente benigna pero que puede causar serias complicaciones cuando es grave; por lo que es importante tratarla lo más pronto posible. Pero, ¿cómo reconocer la escoliosis? Y, ¿cómo tratarla? Explicaciones.

Definición: qué es la escoliosis idiopática y secundaria

La escoliosis es por definición una deformación permanente de la columna vertebral vinculada a una torsión de las vértebras entre sí y esto, en los tres planos del espacio (arriba-abajo, derecha-izquierda, delante-detrás). Más a menudo aparece durante la adolescencia, después de la infancia, pero también puede ocurrir en la edad adulta.

A veces, esta enfermedad es la consecuencia de otra enfermedad o de una malformación. Sin embargo, sus causas siguen siendo a menudo desconocidas. Se habla de escoliosis idiopática cuando no se encuentra ninguna causa, y de escoliosis secundaria cuando se debe a una enfermedad muscular u ósea.

La escoliosis provoca, además de una torsión de la columna vertebral, repercusiones en el tórax, el abdomen, en la zona lumbar, llamándose así escoliosis lumbar y en las zonas cercanas al raquis.

Escoliosis: causas

La escoliosis idiopática representa del 70 al 80% de los casos y se desarrolla progresivamente durante el crecimiento. Evoluciona lentamente antes de la pubertad y se acelera durante ésta, debido al avance del crecimiento que se efectúa durante este período. Es la forma más frecuente en la franja de edad que va desde los 8 a los 15 años y afecta mayoritariamente a las niñas (8 veces más que a los niños).

La escoliosis secundaria tiene su causa en una enfermedad neuromuscular u ósea, o a una malformación de nacimiento. Por último, la escoliosis llamada «de novo» es una escoliosis declarada tardíamente. Se debe a una degeneración de los discos intervertebrales y de las vértebras relacionada con la edad. La escoliosis «de novo» es sobre todo más frecuente porque la duración de la vida aumenta constantemente.

Escoliosis: síntomas

La escoliosis no provoca un dolor particular, esto es por lo que ocurre que no sea detectada a una edad precoz. En los adultos, sin embargo, los síntomas puede provocar dolores dorsales. En caso de escoliosis, se puede observar una mala postura, y sobre todo una joroba (gibosidad) en un lado de la espalda cuando la persona se inclina hacia adelante.

Es sobre todo esta joroba lo que el médico buscará durante un examen médico para confirmar el diagnóstico. Para esto, le pedirá al paciente que adopte diferentes posiciones que le revelarán o no una deformación. Si se detecta una escoliosis, se realizarán otros exámenes, sobre todo radiografías, para saber más.

Por otro lado, no hay que confundir la escoliosis con lo que los médicos llaman actitud escoliótica, la cual se caracteriza por una desviación reductible y, por lo general, la causa una mala postura.

Escoliosis: ejercicios

Todos los ejercicios destinados a mejorar la escoliosis deberán ser previamente validados por un médico o especialista. Dichos ejercicios se centran básicamente en estirar y fortalecer toda la musculatura de la espalda. Se trata de ejercicos fáciles, que se pueden realizar desde casa o en el gimnasio y se podrán repetir día a día. La natación, es un deporte muy bueno y fuertemente recomendado para mejorar el problema de la escoliosis. 

Escoliosis: tratamiento y operación

El tratamiento de la escoliosis es un tratamiento a largo plazo que puede extenderse durante varios años. Si la desviación de la columna es débil, la escoliosis no necesita un tratamiento particular sino un seguimiento médico, sobre todo al principio de la adolescencia.

Cuando la escoliosis alcanza de 15 a 20º de deformación, tiene que tratarse con el uso de un corsé. Este permite evitar una agravación de la escoliosis y de enderezar la curvatura. El niño tiene que llevar el corsé sin interrupciones (excepto cuando se lave), y solo lo abandonará cuando el esqueleto esté maduro y su forma fija. El objetivo es que la curvatura se reduzca en el momento todo lo posible hasta el fin del crecimiento.

En los adultos, llevar un corsé permitirá reducir los dolores eventuales y frenar la evolución restableciendo un cierto equilibrio en la columna vertebral. Por lo general, esta medida está acompañada por sesiones de quinesioterapia que ayudarán a mantener la movilidad de la columna y reformar los músculos asociados.

La NASA se prepara para enviar un helicóptero a Marte
Leer más
La NASA se prepara para enviar un helicóptero a Marte

En el caso en el que la escoliosis es más grave, o que a pesar de llevar el corsé la deformación sobrepase los 35º, es necesaria una intervención quirúrgica. La operación de la escoliosis se puede practicar en los niños pequeños, así como en los adultos, pero son más pesadas. Consisten en corregir las deformaciones utilizando varillas de metal que se implantan sobre las vértebras.

Cuando se pueda, también es posible tratar la causa directa de la escoliosis (una malformación de vértebras, una deformación, un agujero occipital demasiado estrecho…).

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración