Erisipela: contagio, síntomas y tratamiento natural

Erisipela: contagio, síntomas y tratamiento natural

La erisipela es una infección cutánea de origen bacteriano. Afecta principalmente a las piernas y al rostro. Muy contagiosa, la erisipela necesita un tratamiento a base de antibióticos. La erisipela afecta a adultos y niños.

Erisipela : definición

¿Qué es la erisipela? Es una infección aguda de la piel que se produce a causa de una bacteria, muy a menudo un estreptococo. Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero principalmente a los miembros inferiores (erisipela en piernas, en pies) y al rostro (denominada erisipela facial). 

La bacteria se introduce en el organismo a través de una «puerta de entrada» (una herida o una ulceración). Esto provoca una reacción intensa de defensa del organismo. Entonces la inflamación se realiza en la dermis o la hipodermis, es decir, las dos capas de la piel situadas debajo de la epidermis. Se habla de una infección dermo-hipodermis.

Un caso más grave sería la erisipela bullosa o erisipela con ampollas que se da cuando además de placas rojas e irritaciones cutáneas salen en la piel ampollas con líquido transparente en el interior. 

La erisipela afecta muy a menudo a las personas mayores de más de 40 años. La edad media de contracción de la infección es de aproximadamente 60 años.

Erisipela: síntomas

La primera manifestación de la erisipela es una fiebre repentina (hasta 40º), por lo general acompañada de escalofríos. Entonces aparecen placas rojas y brillantes en la piel en la zona de la infección. Si la pierna está afectada, se hincha y duele al tacto. En el rostro, se forma una hinchazón periférica que limita la erisipela. También se observa un aumento del volumen de los ganglios que se encuentran cerca.

En resumen, los síntomas de la erisipela que nos advierten padecer la enfermedad son la aparición de heridas rojas en la piel, tener sensación de ardor o escozor en algunas zonas de la piel, tener heridas irregulares con bordes elevados y en caso extremo la aparición de ampollas, que saldrían si se tuviera la erisipela bullosa.

La erisipela puede provocar varias complicaciones si no se trata. La bacteria puede propagarse en el organismo y causar una septicemia, una infección de la sangre.

Erisipela: contagio

Muchos se preguntan si la erisipela es contagiosa, y efectivamente, es una infección que se transmite por contagio, pero no de una persona a otra. Hay que estar atentos desde la aparición de los primeros síntomas para no propagar la bacteria. Las personas diabéticas, las que tengan un sistema inmunitario debilitado o las que hayan consumido grandes cantidades de alcohol y de tabaco, tienen más riesgo. Al igual que las personas que presentan una puerta de entrada para la bacteria, como un corte, una úlcera, una micosis o una picadura de insecto.

Pero, ¿cómo se contagia la erisipela? Esta bacteria coloniza el cuerpo cuando penetra en el a partir de la piel como hemos mencionado, ya sea a través de una herida, picadura de insecto o cualquier otra forma de entrada en la piel.

Tratamiendo de la erisipela

Puesto que la erisipela es de origen bacteriano, su tratamiento consiste en tomar un tratamiento a base de antibióticos. El más utilizado es la penicilina, sobre todo la penicilina G. Esta se administra por vía oral o intravenosa en caso de hospitalización, con una duración de 10 a 20 días. Es el antibiótico que se suele administrar en los casos de erisipela crónica o de repetición ya que combate las bacterias de forma más efectiva. En caso de alergia, se pueden prescribir, en su lugar, los macrólidos o los sinergistas.

Otros antibióticos que suelen recetarse para curar la erisipela son la Amoxicilina o Ciprofloxacina. Siempre tiene que ser un médico quien los recete y se tomarán durante 10 o 14 días, según la necesidad del paciente y las indicaciones del médico especialista. En los casos más graves o avanzados o en aquellos en los que la infección llegue a la circulación sanguínea, los antibióticos se suelen administrar por vía intravenosa. 

También es importante tratar la puerta de entrada de la bacteria. De hecho, la erisipela tiene fuertes riesgos de recaída, sobre todo en las personas con heridas persistentes.

Las ampollas provocadas por la erisipela se pueden tratar con cremas y pomadas para la piel. Se recomienda no aplicar pomadas caseras que no hayan sido recetadas por el médico ya que podría empeorar las heridas y agravar la infección.

En los casos más graves de erisipela se puede padecer necrosis y la persona afectada puede provocar hasta secreciones de pus. En ese caso sería necesaria la intervención quirúrgica, pero siempre hay que acudir al médico y consultar especialistas

Tratamiento natural para la erisipela

Para tratar la erisipela hay varios tratamientos naturales. Entre otros, se puede exponer al sol la parte de la piel enferma, con el objeto de acelerar su curación. Después del baño de sol local, se aplicará una fricción con agua fría.

Existen varias formas de calmar el dolor de la erisipela con remedios caseros. Hay tratamientos que puedes aplicarte en casa de forma fácil y que van a favorecer la recuperación, pero en ningún caso debes dejar de ir al médico o de sustituirlo por el tratamiento de antibióticos prescrito por un médico. 

Leer más
Un buzo ayuda a un tiburón a quitarle un anzuelo que tenía enganchado en el vientre

Es conveniente mantener las extremidades afectadas en alto, ya sean los brazos o las piernas. Aplicar compresas frías y mojadas va a aliviar la hinchazón de la zona afectada. Así mismo para aliviar el dolor se pueden aplicar compresas humedecidas en infusión de enebro. También pueden utilizarse medias elásticas para proteger la zona afectada y que sea menos molesto en caso de que sean las extremidades.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración