Trombosis: trombosis pulmonar, trombosis venosa profunda, trombosis cerebral
Trombosis: trombosis pulmonar, trombosis venosa profunda, trombosis cerebral

Trombosis: trombosis pulmonar, trombosis venosa profunda, trombosis cerebral

La trombosis se caracteriza por la formación de un coágulo en un vaso sanguíneo. Puede formarse en una vena (trombosis venosa) o en una arteria (trombosis arterial). ¿Cuáles son sus síntomas? Y, ¿cuál es su tratamiento?

Trombosis: definición de la enfermedad

La trombosis corresponde a un coágulo (trombo) que se forma en un vaso sanguíneo, que interrumpe la circulación de la sangre. Cuando el coágulo se forma en una vena, se habla de trombosis venosa profunda o de flebitis. Cuando se forma en una arteria, se llama trombosis arterial. También se puede dar una trombosis cerebral

Trombosis pulmonar

Es una obstrucción de la arteria pulmonar a causa de un trombo. Esto causa una falta de oxígeno, y una consecuente emergencia médica.

Trombosis venosa profunda

Sucede cuando se forma un coágulo en una vena profunda de una parte del cuerpo. Cuanto más grande es la vena, más posibilidades hay de que aparezca.

Trombosis cerebral

Se produce en el seno venoso dural, que recibe la sangre de venas internas y externas del cerebro.

Trombosis: síntomas frecuentes

Los síntomas de la trombosis son un coágulo que causa una obstrucción total o parcial de la circulación sanguínea. Entonces la presión ejercida por encima provoca un estrechamiento del diámetro del vaso sanguíneo. Esto se traduce por un dolor intenso en la zona afectada. Viene acompañada por una hinchazón de la zona, llamado edema, así como de una sensación de calor. La trombosis venosa afecta muy a menudo a los miembros inferiores.

La trombosis puede ser responsable de numerosas complicaciones dependiendo de la parte del cuerpo afectada y los órganos que ya no están lo suficientemente provistos de sangre oxigenada. De esta manera, la trombosis arterial puede causar un infarto de miocardio si las coronarias (arterias cardíacas) se ven afectadas, o un accidente cerebrovascular (ACV) si se trata de las arterias del cerebro. La flebitis puede provocar una trombosis pulmonar.

Trombosis: causas

Muchos factores son susceptibles de dar lugar a una trombosis. La principal causa de una trombosis arterial es una lesión de la pared de una arteria. Entonces el organismo lanza el proceso natural de coagulación, con el objetivo de proteger el organismo contra el sangrado. Esta lesión puede estar causada por el tabaquismo, un exceso de colesterol, diabetes, obesidad, hipertensión arterial…

La trombosis venosa puede aparecer como resultado de un largo trayecto, en avión o en autobús, por ejemplo, durante los cuales las piernas permanecen inmovilizadas durante un largo período de tiempo.

Trombosis: tratamiento

El tratamiento de la trombosis consiste en la disolución del coágulo. Para esto, se pueden prescribir anticoagulantes (sobre todo la heparina) para diluir la sangre. También se aconseja llevar medias de contención en caso de flebitis.

En caso de trombosis arterial es imperativo iniciar el tratamiento con rapidez para evitar cualquier complicación. A menudo es necesaria una intervención quirúrgica para desatascar la arteria, muy a menudo por una inyección de productos que destruyen el coágulo (trombolisis).

La ciencia revela cuál es el deporte que te va hacer vivir más tiempo y que no conocías
Leer más
La ciencia revela cuál es el deporte que te va hacer vivir más tiempo y que no conocías

Además, una adaptación del estilo de vida (dejar de consumir tabaco, una alimentación controlando el colesterol, control del peso…) puede reducir los riesgos de recaídas.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración