Síndrome de Guillain-Barré: definición, síntomas, tratamiento y secuelas
© Depositphotos

Síndrome de Guillain-Barré: definición, síntomas, tratamiento y secuelas

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad neurológica de origen autoinmune caracterizada por debilidad muscular generalizada. Descubre más información sobre este síndrome en el artículo.

Definición: ¿qué es el síndrome de Guillain-Barré?

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad neurológica grave que ocurre cuando el sistema inmunitario ataca parte del sistema nervioso por error, lo que ocasiona daños en los nervios periféricos; es decir, daños en el conjunto de nervios que conectan a los diferentes órganos y músculos del cuerpo con el sistema nervioso central. Como resultado, el síndrome de Guillain-Barré provoca debilidad muscular o parálisis de forma gradual (suele empezar por las piernas) y que no se debe confundir con la astenia.

El síndrome de Guillain-Barré, también conocido como polirradiculoneuropatía inflamatoria aguda, es un fenómeno transitorio causado por una infección viral o bacteriana y que suele durar entre seis meses y un año.

Síndrome de Guillain-Barré: síntomas

Los síntomas del síndrome de Guillain-Barré aparecen bruscamente y son de intensidad variable. El síndrome evoluciona en tres fases distintas:

- Fase de progresión: Los primeros signos que se declaran son hormigueo o sensación de cosquilleo en pies y manos, seguido de debilidad muscular que puede desencadenar en parálisis. Normalmente empieza en las piernas (o pies) y sube gradualmente por el cuerpo, lo que puede generar parálisis facial o respiratoria.

Esta fase puede durar desde una semana hasta un mes y puede requerir atención médica urgente debido al bloqueo de las vías respiratorias.

- Fase de estabilización: los síntomas del síndrome de Guillain-Barré se estabilizan. Sin embargo, puede aparecer hipertensión, hipotensión, taquicardia o algunas complicaciones como úlceras por presión, coágulos de sangre (flebitis) o infecciones del tracto urinario. La duración de esta segunda fase es muy variable, desde unos pocos días hasta varios meses.

- Fase de regresión: durante esta última fase del síndrome de Guillain-Barré, los síntomas disminuyen poco a poco. Tiene una duración de varios meses.

Muchos os preguntaréis: ¿cómo se detecta el Guillain-Barré?

Este síndrome se detecta cuando el paciente presenta debilidad muscular que le ha aparecido de forma repentina. Esta debilidad suele aparecer en un primer momento en las piernas aunque hay casos más atípicos del síndrome de Guillain-Barré en los que aparece por otras partes del cuerpo primero.

Como vimos antes, las personas que padecen el SGB suelen tener hormigueos y dolor de piernas. También pueden presentar dolor de espalda.

Para detectar el síndrome de Guillain-Barré lo primero que hará el médico es una exploración neurológica y una exploración de los reflejos osteotendinosos.

Otra prueba clave para detectar si una persona padece este síndrome es la prueba de la punción lumbar. Se realiza con una aguja fina que se introduce entre las vértebras lumbares mientras el paciente se coloca en posición fetal.

Síndrome de Guillain-Barré: causas

Los nervios periféricos se componen de fibras nerviosas que están rodeados por una membrana llamada mielina y que permite un buen flujo de información neural. En el caso de síndrome de Guillain-Barré, la mielina se daña o directamente se destruye (llamado desmielinización).

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad autoinmune; es decir, el sistema inmune se vuelve contra el propio cuerpo. Se producen anticuerpos dañinos que atacan a la mielina.

La razón de este trastorno no se conoce. Sin embargo, sabemos que a menudo es la consecuencia de una infección viral o bacteriana como la gripe, la angina de pecho o, más recientemente, la fiebre Zika.

Síndrome de Guillain-Barré: tratamiento y secuelas

El síndrome de Guillain-Barré se debe tratar tan pronto como sea posible para evitar un gran deterioro de las conexiones nerviosas.

Existen dos tratamientos principales dependiendo de la gravedad de la enfermedad: inyecciones intravenosas de inmunoglobulinas (anticuerpos sanos que destruirán los anticuerpos dañinos) o plasmaféresis, una técnica que consiste en sustituir el plasma sanguíneo.

En caso de parálisis respiratoria, será necesaria la asistencia respiratoria mediante ventilación mecánica. Del mismo modo, en caso de trastorno de deglución severa, los pacientes se alimentarán a través de una sonda estomacal.

Una vez que se ha curado el síndrome de Guillain-Barré, rara vez aparecen secuelas y la taza de recaída es también muy baja.

¿Cómo se distingue el síndrome de Guillain-Barré de otra enfermedad?

En caso de dudas con el diagnóstico se puede realizar otra prueba que en principio no es necesaria pero ayuda a aclarar que se trata de esta enfermedad. Se puede realizar un estudio neurofisiológico con un electromiograma o estudios de conducción nerviosa.

Otros estudios pueden aclarar el motivo desencadenante del SGB. El paciente podría realizarse pruebas para detectar el virus Zika o VIH.

El diagnóstico diferencial de este síndrome incluye otras enfermedades.

  1. Polineuropatías agudas como un gran déficit de vitamina B1, envenenamiento por inhalación de pegamento la enfermedad de Lyme, la sarcoidosis, etc.
  2. La polineuropatía inflamatoria crónica desmielinizante.
  3. Enfermedades musculares y de la unión neuromuscular como por ejemplo la enfermedad de Eaton-Lambert o el botulismo.
  4. Enfermedades que afectan a la médula espinal.

¿Qué perspectivas de futuro tienen los pacientes que padecen el Síndrome de Guillain-Barré?

Este síndrome puede ser devastador por lo rápido que aparece y se desarrolla. Los enfermos que lo padecen tienen un recuperación lenta que no siempre es fácil. Algunos necesitan años para recuperarse mientras quienes evolucionan más favorablemente pueden hacerlo en cuestión de semanas.

Una vez que aparecen los primeros síntomas, el estado más crítico de la enfermedad se presenta tan solo días o semanas después. La parálisis evoluciona con rapidez.

A pesar de la recuperación, la enfermedad deja debilidad residual incluso después de 3 años de haberla pasado. Años después muchos pacientes pueden volver a sentir debilidad muscular o cosquilleos. Estas recaídas se dan en el 3% de los enfermos de SGB.

La enfermedad no solo es dura a nivel físico. Los cosquilleos y fallos musculares impiden al paciente hacer vida normal y puede afectar a su bienestar emocional. El enfermo de síndrome de Guillain-Barré se vuelve muy dependiente de otros a causa de sus limitaciones de movilidad y eso puede ser muy frustrante.

Leer más
Cómo calcular tu peso ideal siguiendo algunos consejos

Nunca está de más que el paciente tenga apoyo psicológico y asesoramiento para asimilar su situación de la mejor forma posible.

La redacción
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración