Escara (úlcera por presión): definición, síntomas, tratamiento y prevención

Escara (úlcera por presión): definición, síntomas, tratamiento y prevención

La escara, también conocida como úlcera por presión o úlcera por decúbito, es una lesión de la piel causada por permanecer en una misma posición durante demasiado tiempo, lo cual produce una disminución del riego sanguíneo y del aporte de oxígeno a los tejidos. Suele afectar a ancianos y personas con movilidad reducida.

Escara : definición

La escara, o úlcera por presión, es una lesión de la piel causada por permanecer en una misma posición durante demasiado tiempo. Suelen aparecer en las zonas de prominencias óseas como los talones, las caderas, la espalda y parte interior de la espalda (sacro).

Las escaras afectan principalmente a los ancianos y a las personas con movilidad reducida debido a la presión constante sobre la piel y los tejidos, lo cual produce una disminución del riego sanguíneo y del aporte de oxígeno a los tejidos (hipoxia tisular).

Escara: síntomas

La escara o úlcera por presión comienza como un enrojecimiento de la piel que empeora con el tiempo, formando una ampolla, luego una llaga y finalmente un cráter.

Se distinguen cuatro estadios de gravedad:

Estadio I: en esta primera fase se observa un área enrojecida sobre la piel que al presionarla no se vuelve blanca (eritema). Este es el primer signo visible que indica que se está comenzando a formar una escara (úlcera por presión).

Estadio II: se caracteriza por la pérdida parcial del grosor de la piel.  Se forma una herida superficial con aspecto de abrasión o ampolla.

Estadio III: lesiones superficiales con necrosis epidérmica (destrucción de tejido). Se manifiesta por la aparición en un «cráter» en la piel.

Estadio IV: pérdida total del grosor de la piel. Puede provocar necrosis de los tejidos y causar lesiones en los músculos, tendones o huesos.

Es muy importante localizar la escara en su primera fase, ya que su evolución es muy rápida (cuestión de horas). Cuando la escara afecta a los músculos y huesos son más difíciles de tratar, por lo que la prevención es esencial.  

Por qué se producen las escaras

Las escaras, es decir, las lesiones de la piel y de los tejidos que hay debajo de ella, se producen como hemos dicho por pasar demasiado tiempo en una posición concreta. ¿Cómo se producen? En un primer momento la piel se decolora y son visibles ampollas y el enrojecimiento de la zona. Eso se puede percibir al mover a la persona de posición. Si no se actúa de forma rápida se produce una herida abierta que podría dejar al descubierto los músculos e incluso el hueso en los casos más extremos. Estas úlceras se producen únicamente en el caso de que la persona sufra la presión de una superficie dura sobre su piel durante mucho tiempo. Cuando se producen estas úlceras la piel ya no recibe la sangre y oxígeno necesarios.

Las escaras suelen aparecer en las zonas más prominentes en las que hay huesos como por ejemplo el codo, los talones, la cadera o el sacro. Las personas que pasan largos periodos en la cama pueden llegar a tener escaras.

Es por esto que las personas mayores de edad avanzada forman parte del grupo de personas de alto riesgo en padecer escaras.

Escara: prevención  

Para poder practicar los métodos de prevención es necesario, en primer lugar, evaluar el riesgo de escaras o úlceras por presión. Para ello, hay que estudiar la capacidad de movilidad, el estado nutricional, el estado de la piel, los antecedentes y la edad del paciente.

Existen varias escalas e instrumentos para evaluar el riesgo de desarrollar una escara: escala Norton, escala Waterlow y escala Braden.

La prevención de escaras consiste en reducir la presión que sufren los tejidos evitando el apoyo prolongado.  Hay que prestar especial atención a las zonas donde se suelen formar las escaras. Se pueden tomar las siguientes medidas:

- Cambar de posición cada dos horas.

- Usar almohadas, almohadillas de espuma y polvo de talco.

- Llevar una dieta equilibrada con alto contenido en calorías.

- Beber mucha agua.

- Mantener la piel limpia y seca. 

Escara: tratamiento

El tratamiento de las escaras varía en función de su evolución, del estadio en el que se encuentra y de las características de la herida; por tanto, el tratamiento se adaptará a la respuesta que manifieste la escara en cada momento.

Como norma general, el tratamiento consiste en:

- Mantener la herida limpia.

- Aliviar la presión en la zona afectada.

- Usar apósitos para reducir la fricción.

- Usar productos tópicos para el cuidado de la piel

- Prevenir y abordar la infección bacteriana.

- Mantener la escara a temperatura corporal mediante el uso de productos específicos.

- Dieta equilibrada para suplir deficiencias nutricionales.

- Terapia física para ayudar a recuperar cierta movilidad. 

Si la escara alcanza el estadio IV,  será necesaria la intervención quirúrgica para reparar el daño a nivel muscular y óseo.

Factores de riesgo para la aparición de escaras

Permanecer inmóvil durante mucho tiempo en una misma posición es la principal causa de aparición de las escaras, sin embargo no es la única. Estos son otros factores de riesgo que contribuyen a que una persona desarrolle escaras:

- La humedad es uno de los principales factores de riesgo y en el caso de las personas mayores puede producirse por la incontinencia. También se da como consecuencia de la transpiración o por secar mal el cuerpo tras el baño.

Leer más
Cómo calcular tu peso ideal siguiendo algunos consejos

- Dieta poco adecuada y falta de proteínas que debilitan la piel y los músculos.

- La deshidratación es otro factor de riesgo para la aparición de escaras.

Cómo curar las escaras

Son los médicos y enfermeros quienes deben hacer las curas de las escaras. 

¿Cómo cicatriza la escara? Para mantener las escaras limpias conviene lavar la herida, ya sea con agua del grifo o con suero fisiológico. En ningún caso debe tocarse la herida con las manos, y menos sucias. Hay que lavárselas muy bien antes de proceder y utilizar siempre gasas. Después de haberla lavado seca bien la herida con una gasa pero sin hacer presión. Lo mejor es tumbar a la persona en la cama para poder actuar mejor. 

Todas las curas de escaras deben realizarse con apósitos estériles. Solo los expertos podrán hacerlas pues en algunos casos será necesario aplicar pomadas específicas durante las curas. 

Ana Blasco
Sin conexión
Verifique su configuración