¿Cómo tratar las hemorroides? Definición, síntomas y tratamiento
¿Cómo tratar las hemorroides? Definición, síntomas y tratamiento
¿Cómo tratar las hemorroides? Definición, síntomas y tratamiento
Leer más

¿Cómo tratar las hemorroides? Definición, síntomas y tratamiento

Escrito por Irene M.F.

La crisis hemorroidal es una enfermedad que afecta a un gran número de personas. Aunque pueden ser muy dolorosas, la mayoría de los casos son benignos y solo requieren un tratamiento ligero. Pero, ¿de dónde vienen estas crisis, qué es exactamente y cómo tratarlas?

Llamamos comúnmente hemorroides al conjunto de trastornos que pueden afectar a los vasos presentes a nivel del recto. Sin embargo, esta definición sigue siendo imprecisa. Las hemorroides indican en realidad la propia red de vasos.

Existen dos tipos, internas y externas. Las primeras se encuentran en la profundidad de la mucosa del canal anal, mientras que las segundas se sitúan bajo la piel del borde externo del ano. Dependiendo del caso, una u otra de estas redes se verá afectada. En la actualidad, las hemorroides son comunes y afectan con mayor frecuencia a personas de entre 40 y 65 años, pero es posible tenerlas a cualquier edad.

Causas y factores que contribuyen a las hemorroides

En las mujeres, ciertos períodos de la vida favorecen la presencia de hemorroides, como el embarazo, el parto y el período premenstrual. Pero, en general, hay muchos factores que favorecen las hemorroides y que son comunes a hombres y mujeres:

- estreñimiento, especialmente cuando se hace un esfuerzo para defecar, así como sentarse demasiado tiempo en el asiento del inodoro

- un episodio de diarrea debido a una irritación

- consumo de alcohol, café y comida picante

- la práctica de determinados deportes y actividades que impliquen levantar objetos pesados

- un estilo de vida sedentario

- tener sobrepeso

Los síntomas

Un ataque hemorroidal se caracteriza por el dolor, acompañado de sensaciones de calor y pesadez en el ano. Pueden desencadenarse por una sensación de malestar durante la defecación o el ejercicio físico. Pero generalmente son temporales, y duran entre 2 y 4 días.

Las hemorroides también causan sangrado durante la evacuación de las heces. La sangre roja puede aparecer en el papel higiénico, en cantidades variables, e incluso en forma de flujo sanguíneo abundante. Cuando las hemorroides internas salen por el orificio del ano, se habla de prolapso, según el doctor Rémi Houdart. Esto puede causar molestias, supuración y ardor anal.

Por último, en ciertos casos, es posible observar una trombosis hemorroidal, es decir, la presencia de un coágulo de sangre en el interior de la hemorroide. Se caracteriza por una hinchazón azulada muy dolorosa de aparición repentina, localizada en la entrada del ano.

La mayoría de los ataques dolorosos ceden y desaparecen por sí solos en una o dos semanas, pero tienden a repetirse. En el caso de una enfermedad que ha progresado durante varios años, el paciente puede experimentar dolor diario y picor anal. En el caso de las hemorragias repetidas, puede ser la causa de la anemia (reducción del flujo de hemoglobina).

Tratamientos: ¿cómo aliviarlas?

Por lo tanto, cuando los síntomas son pronunciados, es aconsejable consultar a un médico que pueda prescribir un tratamiento contra las hemorroides. Hoy en día existen varios tipos de tratamiento, en primer lugar medicinal: se trata de laxantes para combatir el estreñimiento, venotónicos para limitar la dilatación de los vasos sanguíneos, analgésicos y antiinflamatorios.

En caso de fracaso, se puede proponer un tratamiento instrumental o quirúrgico. Se realiza una anuscopia sencilla e indolora para detectar o no las hemorroides, y para que el médico elija la técnica más adecuada. El tratamiento endoscópico, realizado en consulta sin anestesia ni preparación, tiene como objetivo tensar el tejido de soporte de los vasos.

El tratamiento quirúrgico se propone tras el fracaso de los tratamientos instrumentales, o inmediatamente si las hemorroides son voluminosas. Requiere hospitalización y anestesia. Existen varias técnicas operatorias, entre ellas, la hemorroidectomía, la hemorroidopexia y la ligadura de hemorroides en varios puntos. No obstante, esta operación puede dar lugar a complicaciones y requiere un periodo de curación de 4 a 6 semanas.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración