Cervicalgia (dolor cervical): crónica, aguda, síntomas y tratamiento

Cervicalgia (dolor cervical): crónica, aguda, síntomas y tratamiento

La cervicalgia, conocida como dolor cervical o dolor de cuello, es un dolor localizado en las vértebras cervicales. Existen dos tipos de cervicalgia: cervicalgia crónica y cervicalgia aguda.

Definición: ¿qué es la cervicalgia?

La cervicalgia es un dolor localizado en las vértebras cervicales. Puede ser crónica (el dolor dura varias semanas) o aguda (dura solo unos días). La forma de cervicalgia aguda más común es la tortícolis.

La columna vertebral consta de siete vértebras, conectadas por los músculos y ligamentos, formando un puente óseo entre la cabeza y el torso. Controla el movimiento de la cabeza en relación con el tronco y asegura su sujeción. La cervicalgia es un trastorno común que afecta más a mujeres que a hombres.

Cervicalgia: síntomas

La cervicalgia se puede manifestar por los siguientes síntomas: 

- Dolor en la nuca que puede irradiarse a los hombros o a los brazos

- Rigidez en el cuello

- Dificultad para mover la cabeza

- Dolor de cabeza

- Mareos

- Sensación de hormigueo en el cuello

Cuando el dolor aparece en un lado y se extiende hasta el hombro o en el brazo, se denomina síndrome cérvico-braquial.

Cervicalgia: causas

Normalmente la causa de la cervicalgia aguda es un daño muscular o articular y puede deberse a una mala postura o un movimiento brusco.

La cervicalgia puede ser la consecuencia de un traumatismo cervical como un «latigazo» o un fuerte golpe en la nuca. Es lo que normalmente ocurre en los accidentes de tráfico o durante una zambullida. De forma más inusual, la cervicalgia puede estar relacionada con una enfermedad infecciosa, reumática o un tumor. 

La cervicalgia crónica se debe, en la mayoría de los casos, a una artrosis de las vértebras cervicales o, en otros casos, a una hernia cervical.

Cervicalgia: tratamiento

El tratamiento de la cervicalgia varía en función de la causa del trastorno. En primer lugar, su objetivo es aliviar el dolor, por lo que el médico puede prescribir analgésicos o antiinflamatorios. Es recomendable la aplicación de calor en la zona dolorida y en algunos casos, incluidos los casos de tortícolis, se podrá aconsejar el uso de un collarín. No obstante, conviene no usar más de unos pocos días el collarín, ya que el movimiento favorece la curación.

Se recomiendan sesiones de rehabilitación y de fisioterapeuta para fortalecer las vértebras cervicales y reducir el riesgo de recaída.

En el caso de cervicalgia crónica causada por artrosis, también se pueden realizar infiltracionesde conticoides.

Cómo prevenir el dolor cervical

La mejor forma de prevenir la cervicalgia es corregir la postura corporal y mantener una buena posición. De esta forma se puede prevenir hasta el 60% de los dolores de cervicales, cuello y espalda. Olvídate de las molestias con estos sencillos consejos:

Postura para sentarse 

Cuando te sientes hazlo con el respaldo recto y apoya la zona lumbar. No cruces las piernas ni las dejes colgando en el aire. Puedes utilizar un reposapies, lo importante es que mantengas las piernas en un ángulo de 45ºC. 

Sentarse frente al ordenador

La pantalla tiene que estar a la altura de los ojos para no forzar las cervicales ni el cuello. Evita levantar los hombros al teclear. Una opción es trabajar con mesas regulables que puedas cambiar de altura.

Es importante que descanses la vista cada hora haciendo paradas de 1 minuto. Puedes hacer ejercicios de cuello sentado en la silla mientras trabajes.

Posición para dormir

Duerme siempre boca arriba. Lo ideal es mantener una almohada bajo las rodillas para mantenerlas flexionadas. 

Una dieta equilibrada

Es muy importante consumir frutas y verduras, al igual que legumbres y pescado. Seguir una dieta variada y rica en vitaminas aporta bienestar.

El ejercicio físico es un factor determinante para aliviar el dolor, las personas que lo practican con regularidad tienen menos molestias a nivel cervical. Además al hacer deporte nuestro cuerpo libera endorfinas que mitigan la sensación de dolor y hacen que nos sintamos menos mal. 

Haz estiramientos

Estirar el cuerpo es ideal para aliviar el dolor. Puedes realizar estiramientos por la mañana o a lo largo del día cuando tengas un poco de tiempo.

Calmar el dolor de la cervicalgia

La mejor forma de calmar el dolor de las cervicales es realizando ejercicios, pero  no es la única forma posible. También hay otros métodos que te ayudarán a calmar las molestias de la cervicalgia:

Aplicar una almohadilla de calor antes de hacer ejercicios. Es importante precalentar la zona para que los músculos y las articulaciones estén menos rígidas.

Tras el ejercicio es muy bueno aplicar frío en la zona, por ejemplo una bolsa de congelados envuelta en un trapo). Permitirá reducir la inflamación de los músculos y articulaciones.

Ingerir antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno. Reduce la inflamación y alivia el dolor de forma muy rápida. 

Ejercicio para aliviar el dolor cervical

Hay tres ejercicios que puedes hacer para aliviar la cervicalgia.

Puedes darte un automasaje en las cervicales para liberar las tensiones que se acumulan en esa zona.

Primero pon las yemas de los dedos en los hombros y recorre el trapecio, desde la mandíbula hasta dónde empieza el brazo. Hay que ir haciendo presiones durante varios segundos cada 3 centímetros.

Respira por la nariz y expulsa el aire por la boca cada vez que hagas las presiones.

Alivia el dolor lumbar

Este masaje que te puedes dar tú mismo te vendrá muy bien para los dolores de espalda.

Lleva tus pulgares a la parte central de tu espalda, justo encima de la cintura. Haz presión durante varios segundos y relaja. Repite el mismo proceso 5 veces.

Puedes hacer el mismo ejercicio hacia la zona lumbar presionando cada 2 centímetros. 

Puntos que alivian el dolor

Hay puntos en los que el dolor se aliviará más rápido pues presionándolos se consigue un efecto anastésico. Son los puntos que se tratan en la acupuntura. Es el último de los automasajes que te debes de dar.

Cómo calcular tu peso ideal siguiendo algunos consejos
Leer más
Cómo calcular tu peso ideal siguiendo algunos consejos

Uno de estos puntos de acupuntura está en las manos. Haz 5 presiones en la zona que se encuentra entre el dedo índice y el pulgar. Repite el proceso en las dos manos. Cada presión durará unos 5 segundos. 

Ana Blasco
Sin conexión
Verifique su configuración