Cáncer de pulmón: síntomas, tratamiento, causas
Cáncer de pulmón: síntomas, tratamiento, causas

Cáncer de pulmón: síntomas, tratamiento, causas

El cáncer de pulmón es uno de los cánceres más comunes y de los más mortales. Se distinguen dos tipos de cáncer pulmonar: el cáncer de pulmón de células pequeñas y el cáncer de pulmón de células no pequeñas. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Y cuál es su tratamiento?

Definición: ¿qué es el cáncer de pulmón?

Para entender el cáncer de pulmón primero hay que conocer el aparato respiratorio. Los pulmones reciben el aire gracias a la tráquea, que se divide en dos bronquios, uno para cada pulmón. Cada uno de ellos se ramifica cada vez más hasta formar los bronquiolos, para después acabar en un grupo de saquitos, llamados alveolos. La función de los alveolos es la de capturar el oxígeno del aire inspirado para devolverlo a la sangre y recuperar el dióxido de carbono para expulsarlo de los pulmones durante la exhalación.

El cáncer de pulmón presenta una amenaza especialmente fuerte porque puede propagarse fácilmente por el hecho de que toda la sangre pasa obligatoriamente por los pulmones para ser oxigenada, y porque los pulmones están en contacto estrecho con varios vasos sanguíneos y linfáticos.

Se distinguen dos tipos de cáncer pulmonar. El cáncer células pequeñas representa el 20% de los casos. Es probable que en el momento del diagnóstico el cáncer ya se haya dispersado a otras partes del cuerpo. Su crecimiento es rápido y muy a menudo es imposible de tratarlo por medio de una cirugía. Para este tipo de cáncer se le da preferencia a la quimioterapia y a la radioterapia.

El cáncer de pulmón de células no pequeñas representa el 80% de los casos. Se detecta y se trata con más facilidad que el cáncer de células pequeñas. Su desarrollo también es más lento. Este tipo de cáncer comprende 3 subgrupos: el adenocarcinoma, el carcinoma epidermoide y el carcinoma de células grandes indiferenciadas.

Causas del cáncer de pulmón

Aunque las causas exactas de los cánceres de pulmón no se conocen con exactitud, existen algunos factores que propician la enfermedad, entre los cuales el tabaquismo, que es el único responsable del 80 al 90% de los casos de cáncer de pulmón. De hecho, un fumador presenta un riesgo de cáncer diez veces más elevado que un no fumador. El tabaquismo pasivo aumenta en un 20% el riesgo de cáncer.

Otro factor es el de las personas que están expuestas a partículas cancerígenas presentes en el aire en el marco de su profesión, como el amianto, el arsénico, el cadmio. Todos son susceptibles de desencadenar un cáncer. Esto es por lo que las empresas en las que se utilizan estos productos tienen que proteger a sus trabajadores.

Por último, otras enfermedades pulmonares pueden ser factores de riesgo como la bronquioneumopatía obstructiva, la silicosis o incluso la tuberculosis.

Síntomas del cáncer de pulmón

El cáncer no presenta ningún síntoma en la mayoría de los casos. Esta ausencia de síntomas se explica por el hecho de que los pulmones no están inervados, por consiguiente los tumores sólo se hacen sentir cuando alcanzan la pleura o se apoyan en órganos vecinos dando lugar a signos de compresión. Esta es la razón por la que a menudo los cánceres se detectan tarde.

Sin embargo, existen señales de alerta:

- Tos persistente, que se intensifica o no desaparece.

- Dolor constante en el tórax que se acentúa al toser o al respirar profundamente, pudiendo provocar una pleuritis.

- Respiración silbante.

- Un sofoco rápido.

- Voz ronca durante casi un mes.

El cáncer también se caracteriza mediante la fatiga, la pérdida de peso, fiebre prolongada, dolores de cabeza, flebitis, trastornos nerviosos con confusión mental, y otros.

Tratamiento: ¿cómo curar el cáncer de pulmón?

En caso de duda de un cáncer de pulmón, el médico le realizará al paciente una radiografía de los pulmones. Esta permite visualizar las lesiones tumorales presentes en los pulmones pero no permite determinar la naturaleza del tumor (benigno o maligno). La radiografía tampoco permite distinguir todos los tumores y, sobre todo, los más pequeños, por lo que los médicos por lo general realizan un escáner torácico inmediatamente después.

Aunque existen tratamientos, el cáncer de pulmón es uno de los más mortales. En las personas afectadas de cáncer, los niveles de supervivencia, 5 años después del diagnóstico, es del 17% en las mujeres y del 14% en los hombres. Y aunque al principio los pacientes responden bien al tratamiento, con frecuencia se producen recaídas en los meses o años siguientes.

Hoy en día existen tres tratamientos para el cáncer de pulmón: la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Se pueden prescribir solos o asociados dependiendo de la gran variedad de los casos.

Cómo calcular tu peso ideal siguiendo algunos consejos
Leer más
Cómo calcular tu peso ideal siguiendo algunos consejos

Cuando el tumor está localizado y se puede retirar de una manera segura, se puede emplear la cirugía. Esta consiste, cuando es posible, en quitar ya sea un lóbulo del pulmón o todo el pulmón, dependiendo del tamaño, de la localización y del avance del tumor (tenemos dos pulmones, estando constituido el izquierdo por dos lóbulos y el derecho por tres). La hospitalización solo requiere de unos pocos días, pero la recuperación puede llevar varios meses.

En las personas cuyo diagnóstico de cáncer está en una fase avanzada, a menudo es demasiado tarde para utilizar la cirugía, puesto que el tumor ya no está localizado sino diseminado. Entonces el médico propone la quimioterapia y/o la radioterapia para ralentizar el crecimiento del tumor (o tumores). Aunque estos tratamientos pueden alargar la esperanza de vida, causan efectos indeseables.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración