Enfermedad de Graves y tiroides: síntomas, causas y tratamiento
Enfermedad de Graves y tiroides: síntomas, causas y tratamiento

Enfermedad de Graves y tiroides: síntomas, causas y tratamiento

La enfermedad de Graves Basedow, también conocida como la enfermedad de Graves, es una enfermedad autoinmune de la tiroides y suele ser la causa más frecuente de hipertiroidismo.

Definición : enfermedad de Graves

La enfermedad de Graves Basedow, también conocida como enfermedad de Graves, es una enfermedad autoinmune de la tiroides. Es la causa más frecuente de hipertiroidismo (80% de los casos); es decir, una producción excesiva de hormonas de la glándula tiroides.

La enfermedad de Graves afecta a casi el 1% de la población, en su mayoría a mujeres (de media 6 mujeres por cada hombre) y sobre todo a personas de entre 20 y 50 años.

Enfermedad de Graves: síntomas

La enfermedad de Graves presenta los síntomas del hipertiroidismo, así como los signos clínicos característicos.

El hipertiroidismo se manifiesta por la aparición de bocio en el cuello, pérdida de peso, aumento del ritmo cardíaco, pérdida del cabello, hiperactividad nerviosa o heces frecuentes.

A menudo, lo que permite diferenciar la enfermedad de Graves de otras enfermedades tiroideas es una exorbitación de los ojos llamada exoftalmia. Suele ser bilateral (es decir, que afecta a ambos ojos) y su progresión puede ser rápida o lenta.

Enfermedadd de Graves: causas

La enfermedad de Graves es una enfermedad autoinmune. Por lo tanto, el responsable es el sistema inmunitario. En la enfermedad de Graves, el sistema inmunitario crea anticuerpos contra sus propios tejidos, los cuales se fijan a la superficie de las células tiroideas estumulándolas para que produzcan un exceso de hormonas tiroideas. Al mismo tiempo, estos anticuerpos impiden a la tirotropina, la hormona estimulante de la tiroides (TSH), desempeñar su función de regulador de hormonas.

Varias causas pueden estar en el origen de la enfermedad de Graves, como factores genéticos (antecedentes familiares), medioambientales o incluso un cambio hormonal pueden desencadenar la enfermedad. Esto ocurre en particular en caso de embarazo, de menopausia o de pubertad.

En algunos casos, un shock emocional o psicológico puede explicar la manifestación de la enfermedad de Graves.

Enfermedad de Graves: tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Graves se basa en la prescripción de medicamentos antitiroideos como el carbimazole, cuya toma es necesaria durante un periodo de 12 a 18 meses. Estos permiten limitar la producción de hormonas tiroideas en la sangre con el fin de recuperar los niveles de normalidad. A menudo se combinan con hormonas sintéticas para evitar el hipotiroidismo.

Recrean la cabeza de un perro de 4000 años gracias a un cráneo prehistórico
Leer más
Recrean la cabeza de un perro de 4000 años gracias a un cráneo prehistórico

También es posible un tratamiento quirúrgico. Consiste en extirpar la tiroides en el caso de que el bocio sea demasiado voluminoso. Se puede utilizar otro método más radical: la toma de iodo radioactivo. Este se administra en forma de cápsulas durante unas semanas.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración