Endoscopia: definición, ¿en qué consiste el examen?, ¿hay riesgos?
Endoscopia: definición, ¿en qué consiste el examen?, ¿hay riesgos?

Endoscopia: definición, ¿en qué consiste el examen?, ¿hay riesgos?

La endoscopia o fibroscopia es un examen médico que permite visualizar en el interior del cuerpo lo que no se puede observar a simple vista o con la ayuda de otro dispositivo. Aunque es indoloro, este examen puede suscitar muchas preguntas. ¿Cómo se realiza una endoscopia? Y, ¿hay riesgos? Explicaciones.

Definición: ¿qué es la endoscopia?

También llamada fibroscopia, la endoscopia es un examen médico que permite explorar el interior de un órgano o de una cavidad del cuerpo introduciendo un endoscopio: una cámara pequeña situada al final de un tubo fino y flexible que contiene fibras ópticas. Existen varios tipos de endoscopia dependiendo de los órganos, como la broncoscopia (bronquios), la colonoscopia (colon), la fibroscopia (estómago y duodeno), la citoscopia (vejiga), la laringoscopia (laringe), la laparoscopia (cavidad abdominal), etc.

La endoscopia se puede utilizar para establecer un diagnóstico, para tratar o a menudo durante una endoscopia quirúrgica.

¿En qué consiste una endoscopia?

El examen suele ser molesto pero no es doloroso. Dependiendo del área de estudio, la endoscopia puede realizarse bajo anestesia local o general. La duración de la intervención también varía en función del área. Por ejemplo, una laparoscopia necesitará una hospitalización de corta duración, mientras que una endoscopia gástrica se realizará en unas pocas horas.

Por norma general, las endoscopias se realizan por orificios naturales siempre y cuando sea posible; si no es así, se realiza una pequeña incisión que permite acceder a ciertas cavidades del organismo. La mayoría de los exámenes requieren un ayuno obligatorio de unas horas antes del examen. El tabaco y el alcohol también se tienen que evitar durante los 3 días precedentes al examen.

Endoscopia : ¿cuáles son los riesgos y las contraindicaciones?

A día de hoy, las complicaciones relacionadas con las endoscopias no son habituales. Cuando aparecen, a menudo están relacionadas con un problema de anestesia; es por esto por lo que se necesita una prueba preanestésica.

El material endoscópico se somete a una descontaminación muy rigurosa después de cada uso para evitar cualquier riesgo de contagio, en especial en enfermedades como la hepatitis C.

Por último, no se puede realizar una endoscopia a las personas que presenten trastornos de coagulación sanguínea.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración