Dispepsia (dolor de estómago): ¿qué es?, definición, síntomas y tratamiento
Dispepsia (dolor de estómago): ¿qué es?, definición, síntomas y tratamiento

Dispepsia (dolor de estómago): ¿qué es?, definición, síntomas y tratamiento

La dispepsia, también conocida como dispepsia funcional, dolor de estómago o indigestión, corresponde a trastornos digestivos funcionales. Se manifiesta durante o después de las comidas. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Y cuál es su tratamiento?

Definición: ¿qué es la dispepsia?

La dispepsia, o trastornos digestivos funcionales, se manifiesta por un conjunto de síntomas causados por una digestión difícil y dolorosa. Aparece durante o después de las comidas y afecta a entre el 20 y el 40% de los adultos.

Dispepsia: síntomas

La dispepsia se puede expresar por muchos síntomas. Las dificultades de digestión se caracteriza por un dolor situado en la parte superior del abdomen y puede estar acompañada de náuseas, vómitos o eructos. A menudo la dispepsia se asocia con el ardor de estómago.

Una persona afectada con trastornos digestivos también puede sentir muchísima hambre que se sacia rápidamente durante la comida. Tras cada comida pueden aparecer hinchazones, gases intestinales, estreñimiento o diarrea.

Dispepsia: causas

Las causas de la dispepsia pueden ser múltuples. Sin embargo, siguen siendo bastante difíciles de identificar con claridad, ya que los problemas digestivos no presentan lesiones.

La causa principal de la dispepsia es una mala alimentación, debida a un exceso de alcohol o de grasa, una comida demasiado copiosa (se habla de «crisis de hígado») o por un importante consumo de bebidas gaseosas.

Del mismo modo, el estrés y la ansiedad pueden ser el origen de los trastornos, así como algunas enfermedades crónicas como la diabetes de tipo 2, una intoxicación alimentaria o numerosos medicamentos.

Dispepsia: tratamiento

Los síntomas de la dispepsia suelen ser pasajeros y no requieren tratamiento. Sin embargo, en caso de problemas persistentes, se aconseja consultar a un médico.

Dependiendo de la causa, un tratamiento farmacológico puede permitir aliviar los síntomas. Puede tratarse de antiespasmódicos en caso de calambres o de dolores de estómago, de antiácidos, de estimulantes contra las náuseas o laxantes contra el estreñimiento.

Además, se aconseja un cambio en las costumbres alimentarias, así como practicar regularmente una actividad deportiva.

 

Conviene distinguir la dispepsia de episodios infecciosos como la gastroenteritis, entre otros.  

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración