Dislexia: qué es,  dislexia en adultos, dislexia en niños, síntomas y test
Dislexia: qué es, dislexia en adultos, dislexia en niños, síntomas y test

Dislexia: qué es, dislexia en adultos, dislexia en niños, síntomas y test

La dislexia corresponde a un trastorno del aprendizaje de la lectura. A menudo asociada a una disotrografía, afecta principalmente a los niños. Sin embargo, puede persistir en la edad adulta.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia corresponde a un trastorno o discapacidad del aprendizaje de la lectura. Forma parte de los trastornos específicos de los aprendizajes junto con la dispraxia, la disfasia y la discalculia. A menudo está asociada a la disortografía o a un trastorno del déficit de atención.

Entre el 8 y el 10% de los niños están afectados por la dislexia, de los cuales una gran mayoría de los niños son varones (3 de cada 4). Entonces se manifiesta un retraso en la adquisición de la lectura de al menos 18 meses sin que ello haga sufrir de una deficiencia intelectual ni de un déficit visual o auditivo.

Se distinguen tres tipos de dislexia. La dislexia fonológica es la más frecuente (el 60% de los casos). Se manifiesta por una dificultad para asociar un sonido a las letras o a las sílabas. La dislexia de superficie concierne entre el 10 y el 30% de los disléxicos. Nunca aparece sola. Se caracteriza por una dificultad para reconocer las palabras de manera visual. La última dislexia de la lista es la dislexia mixta. Se trata de una combinación de los dos tipos de dislexias anteriormente citadas.

Síntomas de dislexia: en niños y adultos

La dislexia en los niños presenta los siguientes síntomas:

- Dificultades para leer de manera fluida y sin errores

- Lentitud excesiva de la lectura

- Dificultades para diferenciar algunas palabras

- Dificultades para diferenciar algunas letras

- Dificultad para cortar una palabra en sílabas

- Problemas de ortografía

- Problemas de comprensión de textos

- Escritura difícil

Por lo general, estos síntomas de dislexia se traducen en repercusiones en la educación. El niño se desinteresa poco a poco del aprendizaje, así como de la lectura y de la escritura. También experimenta problemas de organización, de almacenamiento y de comprensión. Esto implica malos resultados escolares y un abandono del niño que se exilia en la fantasía.

Causas de dislexia

Las causas de la dislexia todavía se conocen poco y son el objeto de varias hipótesis científicas. Los antecedentes familiares se encuentran con frecuencia, lo que implicaría una influencia genética que todavía no se ha comprobado. También se han presentado a menudo trastornos fonológicos o visuales.

Test de dislexia: diagnóstico

El diagnóstico de la dislexia se realiza muy a menudo durante el aprendizaje de la lectura. Cuanto más pronto se efectúe, más eficaz será el tratamiento. La dislexia puede ser descubierta por un profesor, la familia o bien un médico. Sin embargo, no hay que alarmarse demasiado pronto, puesto que algunos niños simplemente son un poco más lentos que otros en el aprendizaje.

Entre las diferentes pruebas de lectura y de lenguaje, la que se utiliza con más frecuencia para detectar la dislexia es el test de Poucet. Se trata de un texto corto que permite estimar la gravedad del trastorno a partir de un número de errores y de tiempo de lectura del niño.

Tratamiento y ejercicios para la dislexia

No existen medicamentos que permitan curar la enfermedad. El tratamiento de la dislexia pasa por una rehabilitación ortofónica. Si se inicia de una manera precoz, puede permitir que el niño tenga una escolaridad normal. Dependiendo del tipo de dislexia, se pueden utilizar muchos dispositivos.

Entre las diferentes técnicas  o ejercicios de rehabilitación para tratar la dislexia, se puede citar el método Borel-maisonny o el método Chassigny. También se recomiendan sesiones de psicoterapia.

Dislexia en los adultos

Aunque la dislexia se trata bien en los niños, no es necesariamente el caso en los adultos. Sin embargo, la dislexia no desaparece milagrosamente a la salida de los estudios y las dificultades que provoca a menudo se muestran incapacitantes en el mundo del trabajo: dificultades para leer en voz alta, para tomar notas, para comprender algunas bromas o para escribir sin faltas de ortografía. Por lo general, esto viene acompañado por una vergüenza y por una pérdida de la confianza en uno mismo.

Victor Windell desarrolla una página web que permite ponerse en la piel de un disléxico
Leer más
Victor Windell desarrolla una página web que permite ponerse en la piel de un disléxico

Sin embargo, hay que saber que nunca es tarde para curar la dislexia. De esta manera, se han puesto en marcha talleres para atenuar el trastorno y limitar sus consecuencias.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación
Sin conexión
Verifique su configuración