Matt Stutzman: el arquero que nació sin brazos, fue dado en adopción y ahora impresiona al mundo

Logró una medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y quiere repetir.

Matt Stutzman: el arquero que nació sin brazos, fue dado en adopción y ahora impresiona al mundo
Leer más
Leer más

El estadounidense Matt Stutzman nació sin brazos. Los médicos aseguraron a sus padres que se trataba de una malformación en su desarrollo que ocurre en 1 de cada 350.000 nacimientos. Pero esto nunca le ha frenado: “Nací sin brazos, pero no sin voluntad. Con el tiempo, comprendí que puedo hacer muchas cosas sin ellos, y una de ellas es este deporte”.

Stutzman es arquero paralímpico del equipo de EEUU, pero su historia comenzó de la peor manera: con solo cuatro meses, sus padres lo dieron en adopción. Una familia de Iowa lo recogió al poco tiempo y le enseño a ser autosuficiente y creativo para resolver los problemas, algo que consiguió de la mejor manera.

Con apenas un año y medio, ya era capaz de manejar sus prótesis con total soltura, comer por sí mismo y caminar sin demasiados problemas. Y, desde entonces, siempre ha sabido encontrar una solución para realizar sus tareas diarias, como llevar a sus hijos al colegio.

Matt deslumbró a todo el deporte mundial cuando, en 2012, participaba en sus primeros Juegos Paralímpicos y se colgaba una medalla de plata. Con el pie derecho sostiene el arco, lo carga con el izquierdo, y tensa la cuerda gracias a un dispositivo sujeto al hombro derecho. Con un gesto de mandíbula, suelta el artilugio y lanza la flecha directa a la diana.

Pero hay todavía dos datos más que sorprenden de Matt Stutzman. El primero es que nunca había oído hablar de los Juegos Paralímpicos hasta 2011, apenas un año antes de su medalla. Se encontraba en un torneo de tiro con arco en Nevada y se preparó duramente para representar a su país.

El segundo dato es que practica otro deporte increíble: las carreras de coches. Con un pie maneja la dirección del vehículo y con el otro acelera y frena. Es una de sus pasiones, y no podemos dejar de señalar una entrevista en la que sentenció: “Da igual cómo se conduzca o se dispare, lo que realmente importa es que se haga”.