Un gigantesco calamar varado en la costa de Sudáfrica
Un gigantesco calamar varado en la costa de Sudáfrica
Un gigantesco calamar varado en la costa de Sudáfrica
Leer más

Un gigantesco calamar varado en la costa de Sudáfrica

Recientemente un calamar gigante fue capturado en vídeo en su hábitat natural por primera vez. Esto por sí solo debería proporcionar una idea de lo raro que es encontrarse con este legendario monstruo marino. Este mes una de estas bestias gigantes fue encontrada en una playa de Sudáfrica. Un descubrimiento verdaderamente desgarrador, pero también sorprendente.

Cuando vio a la criatura en la playa de la Milla de Oro, el primer pensamiento de Adéle Grosse fue salvar al pobre animal que estaba claramente en peligro, sin embargo, cuando miró más de cerca supo que sus esfuerzos serían en vano. Le explicó a LiveScience lo siguiente:

Al principio, solo quería devolverlo al océano, [pero] al observarlo más de cerca, uno podía ver que estaba muerto”.

Según Michael Vecchione, zoólogo del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian en Washington, D.C., un avistamiento como éste es extremadamente raro. Se sabe que sólo ocurre una vez cada pocos años.

El calamar gigante o (Architeuthis dux) son depredadores carnívoros cuyos ojos tienen unos 30 centímetros de diámetro, tienen los ojos más grandes de cualquier animal de la tierra. Este calamar en particular se estimó que tenía unos 4 metros de largo y probablemente pesaba unos 300 kg. Según un estudio sobre el Genoma Mitocondrial del Architeuthis, publicado en las Actas de la Real Sociedad B, este calamar gigante era en realidad bastante pequeño ya que las hembras pueden alcanzar hasta 18 metros de longitud.

La Sra. Grosse declaró que ella y su marido se encontraron con el invertebrado fallecido durante un paseo matutino. No está exactamente claro qué causó la muerte del calamar gigante, pero Grosse mencionó:

“Tuvimos grandes marejadas la noche anterior, y tengo entendido que la marejada arrastró a este hermoso calamar a la playa en las primeras horas de la mañana, buscamos marcas de mordeduras o heridas y no pudimos encontrar nada”.

Adéle pudo ponerse en contacto con Wayne Florence, un conservador de los Museos Iziko de Sudáfrica, cuyo equipo pudo recoger el calamar. Lo están almacenando en un congelador hasta que se levanten las restricciones de cierre y puedan seguir estudiando al asombroso animal.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración