Supercontinente: así podría ser la Tierra dentro de 200 millones de años
Supercontinente: así podría ser la Tierra dentro de 200 millones de años
Supercontinente: así podría ser la Tierra dentro de 200 millones de años
Leer más

Supercontinente: así podría ser la Tierra dentro de 200 millones de años

Escrito por Irene M.F.

Un equipo de investigadores ha intentado modelar la forma que podría adoptar el próximo supercontinente terrestre. Juntos, proponen cuatro posibles escenarios.

La Tierra es una criatura que cambia tanto como se mueve. Lejos de ser una simple e inmutable bola de roca, se ha transformado a lo largo de millones de años por la tectónica de placas.

Hace 300 millones de años, todos los continentes formaron un único supercontinente, Pangea, que luego comenzó a romperse, dando lugar a otros supercontinentes más pequeños.

¿Pero qué aspecto tendrá nuestro planeta azul dentro de 200 millones de años? Esta es la pregunta que los científicos han tratado de responder modelando cómo será nuestra futura Tierra.

Hacia el próximo supercontinente

Durante su recorrido, los continentes que hoy conocemos se unen regularmente para formar un supercontinente. Tras unos cientos de millones de años, se separan de nuevo, alejándose unos de otros antes de volver a juntarse.

Los investigadores creen que estamos en medio de este proceso y que el próximo supercontinente se formará dentro de 400 a 600 millones de años.

"La pregunta es: ¿cómo se formará el próximo supercontinente y por qué?", esbozan los investigadores en The Conversation. "Hay cuatro escenarios fundamentales para la formación del próximo supercontinente: Novopangea, Pangea Ultima, Aurica y Amasia". La dinámica de separación de Pangea (literalmente "conjunto de tierras"), el último supercontinente, determina cómo se mueven los continentes y cómo se reunirán en el futuro.

Cuatro opciones

En la actualidad, el océano Pacífico se está estrechando progresivamente (a un ritmo imperceptible a escala humana), lo que da espacio al océano Atlántico para expandirse. Si esta tendencia continúa, "tenemos un escenario en el que el próximo supercontinente se forma en las antípodas de Pangea". Esta nueva Pangea, o Novopangea, formaría una masa en el centro del actual Pacífico, combinando todos los continentes que conocemos.

Sin embargo, la apertura del Atlántico podría ralentizarse y revertirse, dando lugar a un escenario completamente diferente. Estaríamos entonces ante una recombinación de Pangea, ahogada en el centro de un gigantesco Océano Pacífico. Esta vez, sin embargo, los continentes se unirían para formar una especie de anillo terrestre en el que América del Sur está unida a Asia Oriental por el continente antártico; una Pangea Ultima.

Si, por el contrario, se formaran nuevas zonas de subducción en el Atlántico (fenómeno que bien podría estar produciéndose en este mismo momento), éste y el Océano Pacífico se verían obligados a cerrarse para dar paso a una nueva cuenca oceánica. Este fenómeno, que ha hecho que el continente asiático se parta en dos, daría lugar al nacimiento de Aurica.

Por último, el supercontinente de Amasia tiene un destino muy diferente para la Tierra. "Muchas placas tectónicas se dirigen actualmente hacia el norte, incluyendo África y Australia. [...] Debido a esta deriva septentrional, podemos imaginar un escenario en el que los continentes [...] acaben encontrándose en el Polo Norte". Los investigadores creen que, en última instancia, Novopangea será el escenario más probable, pero solo el tiempo dirá cómo será la Tierra del mañana.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración