¿Sabías que el español es el único idioma con signos de interrogación y exclamación doble?

Tanto el signo de interrogación como el signo de exclamación doble son únicos en la lengua española. ¿Quieres saber por qué? Te contamos la historia de estos dos signos de puntuación que hacen del español un idioma único.

¿Sabías que el español es el único idioma con signos de interrogación y exclamación doble?
Leer más
Leer más

Para entender cómo los signos dobles de interrogación y exclamación aparecieron en nuestra lenguaes importante remontarnos al origen de ambos.

El signo de interrogación, por ejemplo, es herencia del Imperio Carolingio, que extendió su uso entre el siglo VIII y el siglo X durante su dominación del occidente. Por otro lado, el signo de exclamación ya aparece en manuscritos latinos de la Edad Media.

¿Por qué uno delante y otro detrás?

Hasta ese punto de la historia todo el mundo utilizaba estos signos de puntuación como un único símbolo. Es decir, el signo «¿» y el signo «¡» no existían.

Pero en el siglo XVIII, la RAE publica su segunda edición de la Ortografía de la Real Academia Española. En este texto aparece por primera vez el signo de exclamación inicial.

Los académicos habían llegado a la conclusión de que la entonación de interrogación que debía darse a una oración interrogativa no quedaba clara si tan solo se incluía un signo final. Debía englobar la frase de principio a fin para conseguir que el lector pudiera dar con el tono adecuado.

Por tanto, incluyeron en su publicación un signo inicial, y con la finalidad de diferenciarlo del símbolo final, lo invirtieron. De esa forma, se creó el símbolo «¿».

El signo de exclamación inicial, que recibía el nombre de “de admiración” hasta 2014, no apareció como signo oficial de la lengua española hasta el año 1884. No obstante, se hace mención a él en el Diccionario de 1726.