¿Qué significa que mi gato me muerda?

Quizá te preguntes por qué en el momento de más ternura, cuando estas acariciando a tu gato, él reacciona de forma agresiva y te muerde. Aquí te lo explicamos.

¿Qué significa que mi gato me muerda?
Leer más
Leer más

Cuando tu gato viene en busca de amor, para que lo acaricies y le rasques su pancita, muy contento lo haces y sus ronroneos acompañan la escena, de pronto y sin que te des cuenta, sus pequeños y afilados dientes se clavan en tu mano. Entonces, te preguntas ¿por qué tu amada mascota reaccionó de esa manera? Será que está enojado contigo

Las mordidas de gato

Son más comunes de lo que crees, pero ¿qué significa ese comportamiento cambiante de tu mascota? No eres el único que tiene ese problema, varios propietarios se quejan de lo mismo.

Muchos los conocen como “mordidas de amor”, son conductas normales de los felinos, pero para la veterinaria Kelly C. Ballantyne de Insight Animal Behavior Services, esta acción de los gatos no tiene una razón universal, eso quiere decir que puede deberse a varias causas.

Podrían significar que el felino se cansó de las demostraciones de amor, y que ha terminado con la interacción cercana, lo hacen de esa forma (un poco abrupta) para comunicarse contigo. Otra de las razones puede ser que el animal quiere limpiarte y necesita llegar a ciertos lugares con la ayuda de sus dientes.

En el caso que el minino se asee mientras lo acaricias, puede significar que quiere hacer lo mismo contigo. Los expertos advierten de la importancia de reconocer estas actitudes, que no deben estar acompañadas de movimientos más agresivos como silbidos, gruñidos y arañazos, que son un signo latente de inconformidad o miedo.

¿Qué se puede hacer para evitar las mordidas?

Para evitar las incómodas mordidas, lo mejor que puedes hacer según los expertos veterinarios es conocer a tu mascota, así tendrás identificados que lugares le gusta que le acaricien y por cuánto tiempo. La Dr. Ballantyne recomienda que las sesiones de amor sean rápidas y enfocadas, como las orejas, la barbilla y su pancita. Las caricias pueden ser pausadas, así reconocerás si él sigue o no interesado en el cariño.

Otra recomendación importante es dejarle el espacio para que te busque, eso quiere decir que tu no vayas atrás de él, de esa forma se sentirá con mayor confianza. Además, debes aceptar que ciertos gatitos no les gusta que los acaricien.