¿Qué ocurre si te bañas con las lentillas puestas?

Las lentillas son una excelente alternativa para corregir los problemas de visión sin sacrificar el aspecto físico. Lo mismo ocurre con las gafas de sol. Sin embargo, ambos encierran peligros que incluso podrían terminar en ceguera.

¿Qué ocurre si te bañas con las lentillas puestas?
Leer más
Leer más

Al respecto de esto el oftalmólogo ruso Dmitri Maychuk quiso compartir un par de consejos en un programa de televisión para evitar cometer errores que puedan desencadenar problemas para nuestra vista.

Por ejemplo, a la hora de escoger unas gafas de sol, es importante revisar que el lente tenga un filtro UV. Y advierte: el grado de oscuridad del lente no siempre implica que tenga mayor protección contra los rayos ultravioleta.

Otro de los peligros de las vacaciones para las personas que usan lentillas es que muchas se olvidan de quitárselas a la hora de meterse al agua. Esto, según el experto, «es el peor problema del verano».

El oftalmólogo explicó que tanto en el mar, como en el agua dulce de un río o lago vive una gran cantidad de bacterias. Y cuanto más caliente esté el agua, más podemos esperar.

«El lente se moja, las bacterias se adhieren a la superficie interna del lente. Tienen las condiciones ideales para el desarrollo debajo del lente y no se eliminan con las lágrimas. Por lo tanto, no se puede nadar con lentes», explicó Maychuk.

Además, no solo bañarse con ellas podría ser peligroso, también dormir sin quitárselos, a pesar de los anuncios que afirman lo contrario. «Una noche es suficiente para que la bacteria provoque una infección grave, que puede causar que pierda el ojo», advirtió el especialista.