¿Qué función tiene la campanilla? ¿Por qué la tenemos?
¿Qué función tiene la campanilla? ¿Por qué la tenemos?
Leer más

¿Qué función tiene la campanilla? ¿Por qué la tenemos?

La úvula, conocida popularmente como la campanilla, es una pequeña masa carnosa situada en la mitad del borde posterior del paladar compuesta de tres músculos: el tensor y el elevador del paladar, y el propio músculo de la úvula. Pero ¿por qué la tenemos y para qué sirve?

Por lo general se cree que la campanilla no posee ninguna función concreta, es decir, se trata de un órgano vestigial filogenético que antaño cumplía con alguna función.

Con el paso de los años, el ser humano ha ido evolucionando y la úvula ha ido perdiendo su función original quedando como un resto de lo que un día fue.

Pero la campanilla no es el único vestigio del pasado que ha perdurado en nuestro cuerpo. El coxis, los pezones masculinos, el apéndice o el vello de la piel también son algunos de los órganos vestigiales aún presentes en nuestra anatomía.

Todos estos fueron recogidos en una lista de 86 órganos vestigiales, elaborada por Robert Wiedersheim en 1893. Desde entonces, y con una investigación científica más avanzada y rigurosa, se ha demostrado que algunos de esos órganos sí cumplían una función específica, pero no ha sucedido lo mismo con la úvula.

Pese a ello, sí se le atribuye el evitar que nos ahoguemos al activar el reflejo nauseoso si un objeto más grande de lo normal pasa a la parte trasera de la garganta. Es decir evita que la comida suba de la boca a la nariz y se dirija hacia la garganta, previniendo la asfixia.

Además, su movimiento hacia delante y hacia atrás favorece a que la garganta no se seque y se mantenga lubricada y húmeda. De igual manera estas funciones se pueden hacer perfectamente sin la campanilla, ya que hay personas a quienes se les extirpa por motivos de salud y esto no ha supuesto ningún inconveniente en su vida.

Escrito por Saray.P

Sin conexión
Verifique su configuración