¿Por qué en España se comen uvas en Nochevieja?

Es una tradición única en nuestro país lo de comer 12 uvas con las últimas campanadas del año. Pero, ¿de dónde viene? Te lo contamos para que sorprendas a tus familiares en estas fiestas con una anécdota singular.

¿Por qué en España se comen uvas en Nochevieja?
Leer más
Leer más

Es evidente que en cada país se celebran las fiestas de formas diferentes. Las tradiciones son distintas en cada rincón del mundo, y también suelen cambiar entre generaciones. Pero en nuestro país hay una que parece contar con casi 200 años de historia.

Comer las 12 uvas en año nuevo lleva tras de sí una amplia tradición. Se dice que, tras comerlas todas, puedes pedir un deseo que se te cumplirá en el año entrante. También hay versiones que especifican que, en caso de que no te de tiempo de comerlas todas, tendrás mala suerte durante los siguientes 12 meses.

Sea como sea, es innegable que cada Nochevieja las familias españolas se reúnen en sus casas y plazas para comer esas últimas uvas del año.

¿De dónde viene la tradición?

Una de las primeras teorías que se barajan al respecto de por qué se comen las uvas en Nochevieja se remonta a 1882. Al parecer, en esta época los burgueses celebraban la llegada del año nuevo con champán y uvas, dos elementos que no eran asequibles para todos.

Es por eso que, en ese año, todos los habitantes de distintas ciudades y pueblos se reunieron para comer uvas al son de las últimas campanadas del año.

Otra leyenda, sin embargo, sitúa el origen de esta tradición en el año 1909. Al parecer en estas fechas, en Alicante, hubo una abundante cosecha de vides.

Los agricultores de la zona quisieron aprovechar la ocasión e inventaron la leyenda del deseo de año nuevo o la mala suerte si no se cumplía con la tarea de comer 12 uvas antes de que sonara la última campanada del año.