Por qué deberías conservar los paquetitos de gel de sílice

Los absorbentes de humedad, las bolsitas de "gel de sílice", se distribuyen gratuitamente en cajas de zapatos, por ejemplo. No son tóxicos, tienen una serie de ventajas innegables y pueden utilizarse en una gran variedad de situaciones.

Por qué deberías conservar los paquetitos de gel de sílice
© pixabay
Por qué deberías conservar los paquetitos de gel de sílice

Cada vez que compras un nuevo aparato electrónico o unos zapatos, es la misma historia. Si encuentras uno o varios paquetes de gel de sílice con el sello "No comer" en la caja, los coges y los tiras.

Sin embargo, pocos saben realmente lo que hacen y lo útiles que pueden ser. En primer lugar, es importante recordar que estos pequeños paquetes están rellenos de perlas transparentes de dióxido de silicio, o gel de sílice, que son capaces de absorber la humedad y proteger los productos recién envasados.

No son tóxicos

Al contrario de lo que sugieren las recomendaciones, el gel de sílice no es tóxico. Esta sustancia química puede incluso entrar en contacto con los alimentos sin causar ningún riesgo.

La razón por la que se recomienda no ingerirlos y mantenerlos fuera del alcance de los niños es que los gránulos, como cualquier objeto pequeño, suponen un peligro de asfixia para los niños. También es probable que absorban parte del agua en sus estómagos.

Muchas aplicaciones

Dado que el gel de sílice es relativamente inofensivo, sería una pena no aprovecharlo. Sobre todo porque las bolsas absorbentes son gratuitas y permiten ahorrar tiempo, energía y dinero.

Su poder de absorción permite secar rápidamente cualquier objeto que se deje cerca, como un smartphone que se haya caído al inodoro, por ejemplo. En comparación con el arroz, el gel de sílice es mucho más eficaz y basta con pasar una noche en un frasco lleno de estas perlitas para que el aparato vuelva a funcionar. También es eficaz para tus objetos de valor, como joyas y bisutería. No se oxida si se añade un poco de gel de sílice.

Pero eso no es todo. Unas cuantas bolsitas son suficientes para desempañar el parabrisas o para prolongar la vida de las cuchillas de afeitar previamente colocadas en un tupper. También evitarán que el moho y las bacterias colonicen tu bolsa de deporte y limitarán los olores del sudor.

Para los aficionados al coleccionismo, el gel de sílice también puede ser un valioso aliado, sobre todo para conservar las fotos antiguas en el desván y evitar que se peguen con el tiempo o se deterioren. También sirve documentos importantes y adornos de papel.

Otros pequeños consejos: utiliza estas pequeñas bolsas para conservar mejor las semillas de tu jardín, pero también la comida de tus mascotas o las especias. Cuelga una bolsa en el borde de tus paquetes para evitar que la humedad actúe.