Por fin se ha descubierto la verdadera identidad de Jack el Destripador

La identidad de uno de los asesinos en serie más infames fue revelada después de casi 150 años de investigación.

Por fin se ha descubierto la verdadera identidad de Jack el Destripador
Leer más
Leer más

Durante casi 150 años han circulado innumerables teorías, desde las más descabelladas hasta las más plausibles, sobre la identidad de Jack el Destripador, el apodo que se le dio al asesino que aterrorizó Londres (Inglaterra) a finales del siglo XIX.

Una investigación publicada en Journal of Forensic Sciences ha revelado el nombre del infame asesino en serie.

El análisis de los rastros encontrados en el chal de una víctima

Para llegar a este resultado, Jari Louhelainen, de la Universidad John Moores de Liverpool, y David Miller, de la Universidad de Leeds (Inglaterra), volvieron a realizar una investigación forense. Utilizaron un chal que había pertenecido a Catherine Eddowes, la supuesta cuarta víctima (de cinco) de Jack el Destripador, que llevaba en el momento de su muerte. Su cuerpo, atrozmente mutilado, fue encontrado la noche del 30 de septiembre de 1888 en el barrio londinense de Aldgate.

Los investigadores analizaron los restos de sangre y esperma que quedaron en la prenda. Luego los compararon con fragmentos de ADN mitocondrial (que se transmite por la madre, ed) tomados de varios descendientes de Aaron Kosminski, del que se sospechaba desde hacía tiempo que era el asesino en serie. Descubrieron que las muestras coincidían. Los científicos señalaron en su informe lo siguiente:

“Hasta donde sabemos, este es el estudio más avanzado que se ha hecho sobre este caso”.

Aaron Kosminski, sospechoso desde hacía tiempo

No era la primera vez que el nombre de este hombre aparecía en el curso de esta investigación. En el momento de los hechos, este barbero polaco de 23 años estaba entre los sospechosos de Scotland Yard.

Un testigo dijo a la policía que había visto a Aaron Kosminski con una de las víctimas justo antes de que fuera asesinada. Pero se retractó tiempo después. Por falta de pruebas suficientes, no pudo ser condenado. Aquejado de alucinaciones y paranoia, Aaron Kosminski pasó mucho tiempo en hospitales psiquiátricos y murió a los 53 años.

Su nombre volvió a la palestra en 2014 cuando Russell Edwards, un empresario británico y apasionado de Jack el Destripador, publicó un libro en el que aseguraba que el barbero de Whitechapel era el asesino en serie de la época victoriana.

Compró el famoso chal en una subasta y se hizo un análisis de ADN a su costa, a cargo de Jari Louhelainen, experto en genética y autor del artículo publicado recientemente. Las pruebas revelaron que Aaron Kosminski era Jack el Destripador.

¿Quieres descubrir otra historia alucinante? No te pierdas nuestro vídeo.