Marina d’Or, ciudad de vacaciones, ¿dígame?: la situación actual del proyecto

Marina d’Or prometió, durante algún tiempo, ser la ciudad de vacaciones definitivas para quienes habitan en la cúspide económica de España. Pero, tras la crisis de 2008 el proyecto ha sufrido grandes retrasos e inconvenientes.

Marina d’Or, ciudad de vacaciones, ¿dígame?: la situación actual del proyecto
Leer más
Leer más

En 1983, Jesús Ger dio forma a Marina d’Or. Hasta entonces, este barcelonés se dedicaba a la comercialización de colchones y electrodomésticos, aunque la idea de convertir la costa de Oropesa en el destino turístico definitivo ya estaba en su cabeza en aquel entonces.

Tras poner en marcha el proyecto, en 1997 el primero de los hoteles de Marina d’Or estaba ya en pie. A este le seguirían otros tres, de cinco, cuatro y tres estrellas. Pero su proyecto era mucho más grande.

Ger siempre pensó en hoteles, apartamentos, parques de atracciones, balnearios, campos de golf, y hasta recreaciones de edificios emblemáticos como la Torre Eiffel.

Sin embargo, muchos de estos proyectos no llegaron a ser más que planos. El siguiente paso, tras instalar sus hoteles, fue instalar más de 15.000 apartamentos que redondeaban el proyecto de Marina d’Or.

Crisis de 2008: el estallido de Marina d’Or

La ciudad de vacaciones, que parecía vivir en su mejor momento durante la primera década de los 2000, vio su declive cuando la burbuja inmobiliaria estalló.

En 2014, Comervi (Comercializadora Mediterránea de Viviendas) entró en concurso de acreedores tras declararse insolvente. Este fue un gran golpe para Marina d’Or, ya que le supuso perder los apartamentos que la empresa gestionaba.

Por suerte, la parte dedicada a los hoteles y a los proyectos internacionales permaneció intacta, por lo que la ciudad de vacaciones siguió adelante, aunque a duras penas.

Recuperación de Marina d’Or

Tras unos años muy duros para el paraíso vacacional, las cosas comenzaron a ir un poco mejor. Comervi salió de su situación, y consiguió facturar 18 millones de euros en su último ejercicio, consiguiendo un total de 1,9 millones de euros de beneficios.

Por su parte, Marina d’Or facturó 23 millones de euros en el año 2020, pese al corona virus, de los cuales quedaron 7 millones de beneficio.