Los algoritmos marcan el precio que pagas: así puedes sortearlos para ahorrar

No solo los anuncios se personalizan en función de los algoritmos. La inteligencia artificial domina más elementos de tu vida que no conocías, como los precios de los artículos en Internet. Y no es algo solo de Amazon.

Los algoritmos marcan el precio que pagas: así puedes sortearlos para ahorrar
Leer más
Leer más

Los datos son poder. Y nosotros, los humanos, los regalamos con fruición cada día, cada minuto, cada segundo. Cada vez que navegas con el móvil, envías miles de datos que desconoces que estás compartiendo.

Una máquina de inteligencia artificial preparada para analizar y cruzar datos puede sacar muchas conclusiones que te afectan en el día a día: desde qué ves, qué lees hasta qué compras.

La tiranía de los algoritmos ha encontrado hoy su piedra filosofal. Hemos pasado de los precios dinámicos generalizados a los personalizados a cada persona: en función de tu perfil como comprador, puedes ver unos precios u otros por el mismo producto en la misma tienda. Entramos de lleno en la era de los precios a medida (para bien o para mal).

La inteligencia artificial aprende

Hasta ahora, era el programador el que enseñaba al software el lenguaje y su interpretación. La nueva generación de inteligencia artificial es capaz de aplicar ese conocimiento y generar recursos por sí misma. La tecnología aprende (sí, como en Fundación, de Isaac Asimov).

Ahora, esta IA sabe leer que si tienes un iPhone y un iPad eres más propenso a valorar un precio más alto de un producto o servicio que si tienes un OPPO, por ejemplo, o un Nokia. Ya no se trata solo de analizar tu perfil demográfico, sino también el sociolaboral y como comprador.

Investigadores de la Universidad de Bolonia han descubierto que determinados algoritmos de diferentes compañías, no relacionadas entre sí, ya se alían 'logarítmicamente' para elevar el precio de los artículos. ¿Dónde queda el consumidor? ¿Tenemos algo que decir?

Trucos para 'engañar' a los algoritmos y comprar más barato

A pesar de la evolución de los algoritmos y la inteligencia artificial, aún es posible sortear su acción. ¿Cómo? Toma nota:

  1. Usa la navegación en incógnito: si borras las cookies y navegas de incógnito (todos los navegadores lo incluyen), dejarás menos rastro de quién eres. Aunque según navegas, el algoritmo también aprende y a medida que mantienes esa sesión, va modificando los resultados naturales.
  2. Combina búsqueda móvil y pc, pero sin wifi: Cada conexión genera una dirección IP que te identifica (y al final, es tu DNI para los algoritmos). Para evitar que te rastreen y te personalicen anuncios y precios, cierra las sesiones de correo compartidas, desactiva la sincronización y sobre todo, no utilices el Wifi para buscar desde el móvil pues estarás compartiendo la información del PC y a la inversa.
  3. Depende menos de las apps y web, y regresa a la llamada: especialmente en turismo, o con compras de ofertas y grandes descuentos, juegan con tu psique. Mensajes como solo queda una habitación o 18 personas están viendo este producto y solo quedan 2 en stock alimentan la sensación de urgencia limitando la compra lógica. Para y llama a la empresa, confirma la disponibilidad y a lo mejor te encuentras con una sorpresa en cuanto a ahorro.

Por último, ¿por qué no aliarse con la tecnología? Si ellos aprenden de ti, y de otros como tú, utilízalo a tu favor. Configura alertas en herramientas comparadores para cuando bajen los precios o cambien las tarifas y aprende cuándo y dónde comprar.