Las 4 ideas preconcebidas que debes dejar de creer sobre las diferencias entre hombres y mujeres
Las 4 ideas preconcebidas que debes dejar de creer sobre las diferencias entre hombres y mujeres
Las 4 ideas preconcebidas que debes dejar de creer sobre las diferencias entre hombres y mujeres
Leer más

Las 4 ideas preconcebidas que debes dejar de creer sobre las diferencias entre hombres y mujeres

Escrito por Irene M.F.

La revista Ca m'intéresse acaba de publicar un nuevo número especial de Science en el que se analiza una cuestión que sigue cuestionando a los especialistas: ¿tienen el mismo cerebro los hombres y las mujeres? Es una oportunidad para revisar algunas de las ideas preconcebidas que aún existen sobre el tema.

¿Hay diferencias entre el cerebro de los hombres y el de las mujeres? La pregunta puede parecer relativamente sencilla, pero lleva siglos planteándose a los expertos. También hay que decir que el cerebro es sin duda un órgano especialmente complejo de estudiar. De hecho, apenas estamos empezando a entender mejor cómo funciona y a desentrañar algunos de sus misterios.

Este desconocimiento ha permitido que surjan y proliferen muchas ideas preconcebidas, como que solo utilizamos el 10 % de nuestro cerebro o que cuanto más grande es el cerebro, más inteligentes somos. Ideas que, sin embargo, son totalmente falsas. Y las diferencias cerebrales entre hombres y mujeres no son una excepción a los estereotipos.

Por eso la revista Ca m'intéresse ha decidido dedicar un artículo a este tema en su nuevo número especial de Ciencia. Una oportunidad para revisar algunos de los tópicos y ponerlos a prueba con la neurociencia. He aquí cuatro nociones preconcebidas que deberías dejar de tomar al pie de la letra:

1 - Los hombres no pueden hacer muchas cosas a la vez, pero las mujeres sí...

Todo el mundo ha oído ya este tópico: los hombres son "monotareas" mientras que las mujeres son capaces de realizar varias acciones a la vez. A riesgo de decepcionar a algunos, esta idea es falsa. La verdad es que el cerebro, tanto del hombre como de la mujer, es incapaz de hacer más de dos tareas a la vez. E incluso cuando solo hay dos, estas tareas no son realmente simultáneas. Así lo demostraron investigadores franceses en un estudio realizado en 2010.

Utilizando imágenes de resonancia magnética (IRM), demostraron que cuando el cerebro se enfrenta a dos actividades, de alguna manera se divide en dos. Una zona concreta del córtex prefrontal se activa entonces para actuar como un interruptor y cambiar la atención de una tarea a otra con tanta rapidez que ni siquiera lo notas. De ahí la impresión de estar haciendo dos cosas al mismo tiempo. Pero los investigadores dicen que si intentas hacer tres cosas a la vez, el cerebro no será capaz de hacerlas.

2 - Los chicos son mejores en matemáticas

Se trata de un estereotipo que tiene una dura vida y que, por desgracia, se refleja en las ramas de matemáticas y ciencias, donde los chicos superan con creces en número a las chicas. Sin embargo, la ciencia está lejos de apoyar esta teoría. Aunque algunas encuestas realizadas en algunos países han concluido que los hombres superan a las mujeres entre los mejores estudiantes de matemáticas, el origen del fenómeno no es necesariamente cognitivo.

El trabajo de un psicólogo ha demostrado que no hay diferencias de género en la capacidada este nivel entre los bebés. La progresión también parecía similar en el aprendizaje de las matemáticas. Por otro lado, investigadores franceses de la Universidad de Aix-Marsella han destacado el posible impacto de los estereotipos en esta tendencia. Evidentemente, las chicas rendirán menosen una asignatura en la que consideran que no están dotadas.

3 - Las mujeres no saben leer un mapa de carreteras

¡Este es un estereotipo que muchos hombres no dudarán en confirmar alto y claro! Algunos llegan a decir que las mujeres no tienen sentido de la orientación. Sin embargo, esta afirmación está lejos de estar científicamente probada. Algunos estudios han demostrado que los hombres tienen más desarrolladas las habilidades espaciales, pero la realidad es un poco más compleja. De hecho, el contexto en particular desempeñaría un papel importante.

Por ejemplo, un estudio realizado en México en el que se sugería que los hombres y las mujeres podían encontrar el camino de vuelta para recoger setas concluyó que los primeros se orientaban con más eficacia que los segundos. Esta investigación también dio crédito a otra teoría: que las mujeres y los hombres utilizarían diferentes estrategias para orientarse y encontrar su camino. Mientras que los hombres se creaban "mapas mentales", las mujeres tendían a memorizar puntos de referencia.

Un estudio más reciente publicado en 2016 también apoyó el papel del contexto y el impacto de los estereotipos. Según sus resultados, las mujeres mostraban un mejor rendimiento de orientación cuando se trataba de un contexto social, por ejemplo, si el objetivo era ayudar a alguien. Sin embargo, las habilidades fueron menores cuando los investigadores recordaron a los participantes el tópico de la superioridad masculina antes de realizar la prueba.

4 - Las chicas son más habladoras que los chicos

Las cifras que se citan habitualmente indican que un hombre pronuncia una media de 7000 palabras al día, frente a las 20 000 de las mujeres. Estas cifras se citan especialmente en un libro sobre los secretos del cerebro femenino escrito por la neuropsiquiatra Louann Brizendine. Solo que esta última ha reconocido que no se basaban en un estudio científico real. La investigación ha demostrado que las niñas muestran un desarrollo del lenguaje más temprano y una mejor fluidez verbal en los primeros años.

Sin embargo, estudios recientes tienden a contradecir el estereotipo. Por término medio, las mujeres y los hombres utilizan el mismo número de palabras a diario. Por otro lado, los científicos han destacado el papel del contexto en la tendencia de ambos sexos al charlar. En determinadas situaciones, como un contexto público formal en el que participa un grupo numeroso, los hombres tienden a hablar más que las mujeres, quienes, por el contrario, se vuelven más locuaces en un contexto más íntimo e informal.


Sin conexión
Verifique su configuración