La importante razón por la que no debes guardar tus huevos en la puerta de la nevera
La importante razón por la que no debes guardar tus huevos en la puerta de la nevera
La importante razón por la que no debes guardar tus huevos en la puerta de la nevera
Leer más
Leer más

La importante razón por la que no debes guardar tus huevos en la puerta de la nevera

Poner huevos en la puerta del frigorífico, un reflejo que todos tenemos. Pero un estudio científico acaba de confirmar que esta práctica no es ideal para su buena conservación.

¿Estás acostumbrado a guardar tus huevos en la puerta de tu refrigerador? Tenga en cuenta que esto no es lo mejor que puede hacer. De hecho, un estudio publicado en el Daily Mail explica que los huevos no tienen cabida en la puerta del frigorífico, incluso si hay espacios dedicados a ellos.

La puerta del frigorífico, mala idea

Fueron los expertos quienes dijeron a los reporteros del Daily Mail por qué era mejor dejar de poner huevos en la puerta del refrigerador por completo , a pesar de que este lugar fue creado para eso. De hecho, almacenados allí, los huevos caducarían mucho más rápido . La razón: la puerta experimenta fluctuaciones de temperatura más extremas.

De hecho, cuando abre y cierra la puerta del frigorífico, la temperatura varía. Esto aumenta la mala conservación de los alimentos y por tanto el desarrollo de bacterias .

¿Cuál es el mejor lugar para almacenar huevos?

Si la puerta del refrigerador no es la mejor ubicación , ¿dónde se deben almacenar los huevos? Hay dos posibilidades. Los huevos se pueden almacenar dentro del refrigerador oa temperatura ambiente. Si los mantiene frescos , debe dejarlos en su caja para evitar que los huevos absorban los olores de otros alimentos, ya que su cáscara es muy porosa. Colócalos en el medio del frigorífico donde estarán estables.

Si los mantiene a temperatura ambiente , elija un lugar donde los huevos no se manipulen y no estén expuestos a variaciones de temperatura . Como la nevera, deben permanecer estables. Evite colocarlos cerca del horno o del gas para evitar que experimenten momentos calientes . Guarde también la caja, esto evitará que se sequen. Sin embargo, tenga en cuenta que se conservarán durante menos tiempo que en el frigorífico.


Además