Hallan un montón de tenias en el cerebro de una chica australiana

Esta joven australiana llevaba varios años sufriendo fuertes migrañas. Los médicos finalmente descubrieron de dónde provenía el dolor e hicieron un horrible descubrimiento.

Hallan un montón de tenias en el cerebro de una chica australiana
Leer más
Leer más

Este extraño caso, recogido por The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene y retransmitido por Newsweek, es suficiente para hacer temblar a mucha gente.

Un grupo de larvas

Una chica australiana de 25 años llevaba 7 años sufriendo migrañas leves. Aunque el dolor desaparecía cada vez gracias a la medicación, su vista disminuía inexorablemente. Después de una migraña muy violenta que duró una semana entera, finalmente fue a ver a un médico.

Tras una resonancia magnética, su médico le diagnosticó un quiste en el cerebro y la mandó al hospital para operarse. Pero los cirujanos se llevaron una curiosa sorpresa al extirpar este pequeño tumor benigno: ¡larvas de tenia! Un pequeño cúmulo de larvas de Taenia Solium de 8 milímetros de longitud, también conocidas como tenias, había infectado su cerebro. De hecho, la joven padecía cisticercosis, es decir, estaba infectada por tenias. Un caso no muy diferente al de Gerardo Moctezuma en Texas.

Un caso extremadamente raro

¿Cómo se infectó? Los científicos que estudiaron su caso no lo saben y tienen dificultades para explicarlo, ya que es el primer caso conocido de una infección de este tipo en Australia. La lombriz solitaria es una especie que vive en África, Asia o América Latina y los pacientes con cisticercosis generalmente han visitado estos países. Pero la joven no había abandonado su país.

La infección por una tenia suele producirse tras ingerir huevos contenidos en carne de cerdo o vaca poco cocinada. La cisticercosis suele ser un síndrome benigno y basta con una simple medicación para evacuar el gusano a través de las heces. En este caso concreto -la neurocisticercosis- los síntomas pueden ser mucho más graves: migrañas, problemas de visión, epilepsia, incluso meningitis y hasta demencia. Un caso extremadamente raro en los países occidentales hasta que esta joven australiana se contaminó de forma desconocida. Los investigadores de The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene hacen así un llamamiento a sus colegas para que permanezcan atentos a otros casos misteriosos que puedan darse en el futuro.