Existe una roca oculta en la Antártida que protege al planeta de una imponente inundación

La roca estuvo oculta durante cientos de millones de años. Los científicos lograron el hallazgo gracias a su trabajo en el proyecto ROSETTA-Ice.

Existe una roca oculta en la Antártida que protege al planeta de una imponente inundación
Leer más
Leer más

Un grupo de científicos descubrió una estructura geológica antigua de placas tectónicas oculta bajo la Antártida que tiene un gran impacto en los patrones de fusión de la barrera de hielo de Ross, la más grande del mundo.

La roca oculta desde hace cientos de millones de años, regula el flujo de agua alrededor de esta barrera de hielo. En la actualidad actúa como un amortiguador natural, crucial para evitar que más hielo de la Antártida llegue al vasto océano.

Al mismo tiempo, impide que las aguas cálidas entren en contacto con este gigantesco campo de hielo, que tiene una superficie de 487.000 kilómetros cuadrados.

Los científicos descubrieron la estructura mediante las observaciones realizadas con el sistema de escaneo IcePod, que mide la altura, el grosor y la estructura interna de la plataforma de hielo, así como las señales magnéticas y gravitatorias de la roca subyacente.

Un descubrimiento importante teniendo en cuenta que la barrera de hielo de Ross frena el flujo de cerca del 20 % de hielo de la Antártida hacia el océano, lo que equivaldría a un aumento global del nivel del mar de alrededor de 11,6 metros.

Los científicos lograron el hallazgo gracias a su trabajo en el proyecto ROSETTA-Ice. Según el estudio, esta roca situada entre el este y oeste de la Antártida creó una división bajo el continente que protege a la barrera de hielo de Ross de las aguas calientes y el posterior derretimiento.