Esto es lo que le pasó al cuerpo de un hombre que dejó de ducharse

Un periodista estadounidense decidió dejar de ducharse para averiguar qué pasaría con su cuerpo. Sus hallazgos fueron bastante sorprendentes.

Esto es lo que le pasó al cuerpo de un hombre que dejó de ducharse
Leer más
Leer más

James Hamblin, un periodista que trabaja en The Atlantic, decidió probar un experimento bastante singular para su periódico. Se comprometió a renunciar a las duchas diariaspara ver cómo reaccionaba su cuerpo.

Su experimento

En lugar de lanzarse al experimento, lo hizo paso a paso. Al principio, empezó a reducir la frecuencia de sus duchas. Al principio se dio cuenta de que olía muy mal como era de esperar, y su piel empezó a engrasarse también. Pero eso no le impidió seguir con su prueba.

Finalmente, dejó de ducharse y decidió llevar su estilo de vida de ahorro de agua a otro nivel, reduciendo el número de veces que tirabade la cadena.

Escribió sobre su progreso en un artículo en The Atlantic, admitiendo que ahora solo se lava las manos con frecuencia. Escribió:

No uso champú, ni gel de ducha, y ya casi no me ducho. Cuando me ensucio la cara después de correr, solo me aclaro con agua. Y cuando me levanto con el pelo desordenado, simplemente lo mojo.

Olor corporal natural

Se podría pensar que probablemente huela un poco mal todo el tiempo, pero es todo lo contrario. No usar jabón ni champú durante un largo periodo de tiempo hace que el cuerpo vuelva a su estado natural y, con el tiempo, todos los malos olores desaparezcan. Hamblin añadió:

Después de un tiempo, mi cuerpo volvió a su equilibrio natural y dejé de oler mal. No olía a agua de rosas ni a desodorante Axe. Simplemente olía como debe oler una persona.

¿Cuántas veces hay que bañarse?

Los expertos han dicho una y otra vez que las duchas diarias no son necesarias para una buena higiene. Según ellos, lavarse el cuerpo -sin incluir el pelo- dos veces por semana ya es más que suficiente para mantenerse limpio. Lo explica Elaine Larson, profesora de la Universidad de Columbia:

La mayoría de la gente se ducha por razones estéticas. Y piensan que si se lavan todos los días, estarán más limpios. Pero es evidente que no es así desde el punto de vista bacteriológico.