¿Es posible cortar cebolla sin llorar? Te damos la respuesta a esta pregunta

Todos lloramos cuando cortamos cebolla, debido a su peculiar composición. Al cortarla, las partículas que desprende entran en el aire y, al hacer contacto con nuestros ojos, nos hace llorar. Pero, ¿puede evitarse?

¿Es posible cortar cebolla sin llorar? Te damos la respuesta a esta pregunta
Leer más
Leer más

La cebolla es, sin lugar a dudas, uno de los alimentos más básicos de nuestra dieta. No hay nada que no podamos cocinar con un buen refrito de cebolla. Además de otras cientas de recetas donde la estrella es este vegetal tan curioso.

Lo cierto es que es una raíz, y se conoce su uso en las distintas gastronomías del mundo desde el año 6.000 a.C. Su extensión por Europa se la debemos, como en tantos otros casos, a los romanos.

Pero, ¿por qué este delicioso elemento culinario nos hace llorar?

¿Por qué lloramos al cortar cebolla?

La razón por la que cortamos cebolla, en contra de lo que se suele pensar, no está en su olor. Por eso el remedio popular de no respirar con la nariz no hará que nos dejen de llorar los ojos, ojalá fuera tan sencillo.

Aunque la pista sí está en su olor y su sabor. Resulta que la intensidad de su aroma se la confieren el azufre. Al cortar la cebolla, las partículas sulfurosas se vuelven volátiles y quedan flotando en el ambiente.

El problema, entonces, no es que las inhales, sino que entre en contacto con tus ojos. ¿Por qué? Pues porque cuando el azufre entra en contacto con el agua se convierte en ácido sulfúrico. Y sí, esa es la razón por la que te pica y por la que comienzas a llorar, como un intento de eliminar el ácido.

Por ello, la única forma de prevenir este picor sería sumergiendo la cebolla en agua mientras la cortamos, o haciéndolo con unas gafas especiales que impidieran que el ácido entrara en contacto con nuestros ojos. Por desgracia, ambos métodos son muy peligrosos.

Así que la única opción es echarle valor y aguantar las lágrimas hasta terminar. Eso sí, no te eches agua en los ojos si te pica, porque será peor el remedio que la enfermedad.

Gasta la peor broma posible a su novia Gasta la peor broma posible a su novia