El "Chernóbil gallego", un lago que hace que cualquiera que nade en él se enferme

Este paradisíaco lago situado en Galicia deja graves efectos secundarios a quienes nadan en él. Y con razón, está situado justo encima de una vieja mina de tungsteno.

El "Chernóbil gallego", un lago que hace que cualquiera que nade en él se enferme
Leer más
Leer más

Con sus aguas turquesas, su paisaje montañoso y sus sorprendentes variaciones de color, el Lago Monte Neme, situado en Galicia, España, parece ser el lugar ideal para cualquiera que decida aprovechar al máximo sus vacaciones mientras continúa gestionando su cuenta en Instagram en busca de nuevos seguidores.

El "Chernóbil gallego”

Pero este pequeño pedazo de paraíso salvaje no es tan idílico como parece. Se dice que el lago está situado justo encima de una antigua mina de wolframio que data de la Segunda Guerra Mundial, y que ha sido abandonada desde los años 80. Sus aguas contienen minerales tóxicos, incluyendo plomo y aluminio. Y mientras que la población local lo llama las "Maldivas españolas", más recientemente se le ha dado otro apodo menos halagador: el "Chernobyl gallego".

Como pueden ver, nadar en estas aguas, que a primera vista son muy atractivas, puede tener serias consecuencias para la salud. Pero para muchos, la belleza del lugar es tal que es imposible resistirse a un pequeño baño, acompañado de una instantánea para las redes sociales.

El objetivo de una asociación es limitar el acceso al lago

Como se explica en un artículo de Fredzone, los influencers que cayeron enfermosdespués de su visita a Monte Neme tenían "lesiones en la piel", y los que tragaban agua sufrían serios problemas digestivos. Una de las víctimas incluso tuvo alergias en forma de sarpullidos durante casi dos semanas, explica Sputnik, basándose en un testimonio escuchado en la estación de radio española COPE. "Hoy ha aparecido en las noticias y en varios periódicos, mi madre está orgullosa", escribió la joven enTwitter en julio.

Pero queda un problema: muchos turistas siguen visitando el Monte Neme porque no hay señales o advertencias sobre la toxicidad del lago. Actualmente, la asociación ambientalista Salvemos Cabana está luchando con las autoridades para limitar el acceso al lago.