El caso de la americana que se fusionó con su hermana gemela antes de nacer

El caso de la americana que se fusionó con su hermana gemela antes de nacer

Taylor  Muhl tiene dos genomas distintos: su propio ADN y el de su hermana gemela, con la que se fusionó en el vientre materno. Además de serios problemas inmunitarios, la manifestación más visible de este problema está en la particular pigmentación de su torso, que se ve separado en dos partes, una más rosada que la otra.

Taylor Muhl es cantante y vive bajo el sol de California. Con eso ya basta para ser famosa en las redes. No obstante, ella ha dado que hablar por otros motivos: Taylor Muhl padece algo llamado "quimera tetragamética".

Tras este arcaico término se esconde un problema genético extremadamente raro que sólo padecen un centenar de personas en todo el mundo. Los pacientes que sufren quimerismo tetragamético no tienen un ADN, sino que tienen dos distintos, dos genomas independientes uno del otro. "Pero, no sólo eso", precisa Taylor Muhl, "me han dicho que tengo dos sistemas inmunitarios y dos sistemas sanguíneos".

Una anomalía del desarrollo del embrión

En el origen de esta extraña anomalía se encuentra una disfunción que ocurre a lo largo del desarrollo del embrión. Durante un embarazo gemelar clásico, dos ovocitos distintos pueden ser fecundados por dos espermatozoides diferentes. Esto da lugar al nacimiento de lo que llamamos "falsos gemelos" o, en el ámbito científico, "gemelos dicigóticos".

Pero, puede que durante las primeras fases de desarrollo, uno de los dos embriones "absorba" literalmente a su gemelo y sea uno con él. "Los dos cigotos se fusionan y forman un único ser humano con dos líneas celulares diferentes", explica el doctor Brocha Tarshish, genetista en el Nicklaus Children's Hospital de Miami, Estados Unidos. Y parece que eso fue lo que pasó en el caso de Taylor Muhl.

La mayoría de las veces, las personas que padecen quimerismo no obtienen ningún diagnóstico, según comenta el Dr. Tarshish en LiveScience. Sin pruebas específicas, como análisis de ADN, es imposible que un médico sepa que un paciente es una quimera, tal y como demuestra un informe que se publicó en 2009. No obstante, algunos indicios pueden hacer sospechar, como por ejemplo tener los ojos o zonas de piel de diferente color, como le pasa a Taylor.

A la cantante californiana le detectaron su problema en 2009, aunque el peculiar aspecto de su piel empezó a manifestarse desde que era muy pequeña. Una marca bien visible separa en dos su torso. Una mitad tiene un color más rosado que la otra; es el resultado de la influencia del ADN de la hermana gemela con la que se fusionó en el útero.

Síntomas perjudiciales

Además de esta singular pigmentación, Taylor Muhl también sufre consecuencias más desagradables. "Mi cuerpo reacciona al ADN y a las células de mi gemela como si fueran cuerpos extraños, cosa que afecta a mi sistema inmunitario, que es mucho más débil que el de cualquier persona", lamenta la artista americana. "Por eso, desgraciadamente, tengo enfermedades autoinmunes y problemas de salud".

Las alergias alimentarias o las reacciones alérgicas a las picaduras de insectos son parte de su día a día. Unos retos a los que Taylor Muhl tiene que plantar cara y que le animan a seguir adelante. "Sentí que era importante mostrar mi separación porque en la industria del entretenimiento existe un nivel exagerado de presión para parecer perfecta o formar parte de ciertos estereotipos", denuncia la cantante.

Leer más
Hay que tener cuidado si encuentras una moneda en la puerta de tu coche

Leer más:

Esta mujer tenía el embrión de su gemelo en el cerebro

La ciencia consigue dar vida a unos hombre-oveja

Embarazo: gemelas "mono-mono", un nacimiento excepcional 

Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración