Dos amenazas que son incluso peores que el coronavirus, según Bill Gates

Últimamente, Bill Gates ha estado de gira por los medios para hablar sobre la pandemia de Coronavirus. Y es que si bien el número de víctimas es muy alto, habría otras dos amenazas mucho peores que esta pandemia según él.

Dos amenazas que son incluso peores que el coronavirus, según Bill Gates
Leer más
Leer más

Desde el inicio del Coronavirus, Bill Gates impulsó la investigación científica invirtiendo mucho dinero, especialmente en tecnología de vacunas. Si bien hoy su inversión ha dado sus frutos, está encuestando a los medios de comunicación para convencer a las poblaciones de que se vacunen y para que la gente comprenda que las pandemias son amenazas reales sobre qué herramientas se deben desarrollar para prevenirlas en el futuro.

Pero cuidado, no serían los únicos problemas que enfrenta la humanidad. En una entrevista con el canal de YouTube Veritaserum, el multimillonario explicó que habría dos peligros que serían mucho más graves que el Covid-19.

Las dos amenazas

En su entrevista, Bill Gates explicó que había otras dos amenazas para las que no estábamos preparados y que podrían causar tanto o más daño que el coronavirus. El primero es el cambio climático. Para él, todos los días, el número de muertos podría ser incluso peor de lo que conocemos hoy debido a la crisis sanitaria que enfrentamos. El segundo está íntimamente ligado al tema de las pandemias, ya que se refiere al bioterrorismo.

“Cualquiera que quiera hacer daño podría crear un virus y eso podría generar mayores costos de los que conocemos con la epidemia actual", comenta el millonario.

Su predicción en 2015

Durante una charla TED en 2015, Bill Gates advirtió previamente sobre la alta probabilidad de una pandemia como la del Coronavirus.

“Si algo mata a más de 10 millones de personas en los próximos diez años, hay más posibilidades de que sea un virus muy contagioso en lugar de una guerra", auguraba Gates.

En ese momento, el fundador de Microsoft había insistido por tanto en la importancia de prepararse para tal eventualidad, cuando las inversiones para contrarrestar este tipo de pandemias eran muy bajas. Para él estaba muy claro, no estábamos preparados para esto y los acontecimientos demostraron que de hecho, tenía razón.