Devuelve los objetos robados a Pompeya porque dice ser víctima de una maldición
Devuelve los objetos robados a Pompeya porque dice ser víctima de una maldición
Devuelve los objetos robados a Pompeya porque dice ser víctima de una maldición
Leer más

Devuelve los objetos robados a Pompeya porque dice ser víctima de una maldición

Esta joven canadiense devolvió a Pompeya todas las reliquias que había robado del sitio arqueológico varios años antes, acompañadas de una carta de disculpa en la que relata la terrible experiencia que ha vivido desde entonces.

La joven, de la que solo conocemos su nombre de pila, Nicole, se considera víctima de una maldición ya que robó reliquias del sitio romano.

"Por favor, acéptenlos de vuelta, están malditos".

Eso fue hace 15 años. Nicole tenía unos veinte años cuando visitó el parque arqueológico de Pompeya en el sur de Italia. Desde entonces, la joven, que ahora tiene 36 años, ha pasado por muchas dificultades: dos cánceres de mama y graves problemas financieros que afectan a toda su familia.

Como se informa en The Guardian, Nicole señala los objetos robados de Pompeya hace varios años que le habrían traído mala suerte y desgracia. Así, devolvió un paquete que contenía dos piezas de mosaico, piezas de una misma ánfora, y un trozo de cerámica con una carta de confesión a una agencia de viajes italiana.

Explica que quería preservar de su viaje un pedazo de historia que "nadie más tendría" de la ciudad destruida por una erupción en el 79. Pero según ella, estas reliquias poseerían "demasiada energía negativa... conectada a esta tierra de destrucción" y serían responsables de todas sus desgracias ya que estaban en su posesión.

"Tengo ahora 36 años y he tenido dos cánceres de mama. La última terminó en una doble mastectomía. Mi familia y yo también tenemos serios problemas financieros. Somos buenas personas y no quiero pasar esta maldición a mi familia o a mis hijos... Por favor, acéptenlos de vuelta, están malditos".

Un problema recurrente

Aunque ella explicó que había entendido la lección y pidió a Dios que la perdonara, no fue la única que se arrepintió en su carta. Una pareja canadiense también se unió al envío confesando haber robado otras reliquias del sitio en 2005.

"Las cogimos sin pensar en el dolor y el sufrimiento que estas pobres almas sufrieron durante la erupción del Vesubio, o su terrible muerte. Lo sentimos, perdónenos por haber tomado esta terrible decisión. Que estas almas descansen en paz".

La agencia de viajes donó entonces todos los objetos a un museo. El sitio de Pompeya ha estado plagado de robos de reliquias durante décadas y los objetos robados se encuentran a menudo para su venta en Internet. Pero también se devuelven muchos otros objetos cada año, acompañados de palabras de disculpa y arrepentimiento... ¿por una maldición? En caso de duda, si vas a Pompeya, ¡no lo hagas!

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración