Dato curioso: escalar el Monte Everest provoca en la gente una erección
Dato curioso: escalar el Monte Everest provoca en la gente una erección
Dato curioso: escalar el Monte Everest provoca en la gente una erección
Leer más

Dato curioso: escalar el Monte Everest provoca en la gente una erección

Escalar el Monte Everest está reservado a la élite: requiere meses de preparación y mucho dinero, pero una vez que lo consigas tendrás la satisfacción de estar en el punto más alto de la Tierra... con un bonus extra.

Puede sonar como una broma pesada, pero es algo que pasa de verdad. Según Srinath Varma, un apasionado escalador de 26 años que habló con Vice sobre este fenómeno, todo el flujo sanguíneo se ralentiza a medida que subes la montaña y el corazón te late cada vez más fuerte:

“La falta de flujo sanguíneo al cerebro, junto con la deficiencia de oxígeno realmente hace que tu mente se quede en blanco. Te sientes como si no hubieras olvidado todos los conocimientos que un día retuviste y empiezas a olvidar cómo funciona tu cuerpo, ¡es aterrador!”

Cuando se le preguntó si tuvo una erección, respondió que la tuvo después de 4500 metros. Este fenómeno no está aislado y tiene un nombre: la erección del avión.

A medida que la presión de la cabina cambia con la altitud, el pene se vuelve erecto. La menor presión de la cabina debido a la altitud hace que la sangre fluya directamente a la región de la erección de la anatomía masculina. Esta situación empeora si una mujer atractiva está sentada a su lado. Sin embargo, los gritos de los niños en los aviones parecen disminuir la gravedad de la hinchazón.

Escalar el Everest es un poco diferente a estar en un avión, ya que la experiencia, solo podemos suponer que es más intensa, e imaginamos que la erección podría ser también más intensa. Cuando se le preguntó cuánto tiempo duró, Srinath respondió:

“Alrededor de dos horas por día, creo. Solo tuve que beber mucha agua para acelerar la circulación de la sangre, y también mantener mi cuerpo caliente y en constante movimiento. Es un juego de paciencia”.

También admitió que no notó mucha diferencia cuando escalaba, pero es difícil esconder la tercera extremidad. Pero, con la falta de oxígeno "su mente ya estaba jugándole malas pasadas", así que no es un gran problema. Creemos que el Everest vale la pena.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración