¿Cómo se usa cada uno de los tipos de sal en la cocina?

La sal es uno de los elementos fundamentales de la cocina y la elaboración de cualquier plato de comida. Pero, ¿sabes para qué sirve cada uno de los tipos de sal que hay? Existen hasta 7 tipos, cada uno de ellos con distintas funciones.

¿Cómo se usa cada uno de los tipos de sal en la cocina?
Leer más
Leer más

Si hay un elemento que nunca puede faltar en la cocina, ese es la sal. Pese a que hay que consumirla con moderación, todos la utilizamos para aderezar y hacer que nuestros alimentos sean sabrosos.

Pero lo que no muchos saben es que hay más de un tipo de sal. De hecho, hay siete tipos, y cada uno de ellos se utiliza para una cosa distinta. Si aprendes cómo utilizarlos, conseguirás que el sabor de tus platos mejores todavía más.

Eso sí, recuerda que siempre hay que usar la sal con moderación, sea del tipo que sea, ya que en exceso es perjudicial para la salud.

1. Sal de grano o de mar

Esta sal se obtiene a partir de la evaporación del agua de mar, y es eso lo que le confiere un sabor salado muy potente.

Puede conseguirse en grano o molida, y es perfecta para decorar y dar un toque de sabor a las galletitas saladas y los pretzels. Aunque si la quieres para sazonar, es preferible que la uses molida. También es perfecta para las palomitas.

2. Sal rosa del Himalaya

La sal rosa del Himalaya se obtiene de unas minas que se encuentran en Pakistan. Su color se lo debe a que contiene pequeñas cantidades de algunos minerales, como el magnesio, el hierro y el calcio. Esto hace que su sabor sea más mineral y cruja de forma peculiar.

Se usa especialmente para sazonar pescados, verduras y carnes asadas. De hecho, puede conseguirse en placas y bloques para asar.

3. Sal kosher

Se llama así por tener el tamaño perfecto para los preparados kosher, aunque no es por sí misma kosher. Tiene un sabor menos potente que el de la sal de mar, y se puede utilizar para todo tipo de platos.

4. Sal negra

Esta sal se obtiene de las minas de la India, y tiene un sabor de lo más peculiar. Debe su color a las impurezas sulfurosas.

Aunque no lo creas, se usa como sal de mesa en la India, y es así cómo debe usarse. Eso sí, debes echar menos cantidad, ya que es algo más potente que la sal de mar común.

5. Sal de mesa

Este tipo de sal está más procesada que las demás, y por tanto está más metalizada. Es perfecta para hornear, ya que se disuelve con facilidad. También se usa para escarchar bebidas.

6. Sal gris

Puedes usar la sal gris para dar un último toque de sabor a platos abundantes y valientes. Esta sal debe su calor a la arcilla que se acumula en el fondo de las salinas, ya que se obtiene al final de estas, y en especial en las salinas francesas.

7. Sal roja hawaina

Tiene un toque ácido y una textura crujiente, que hace que muchos chefs la prefieran frente a otras alternativas. Su color se lo debe a la arcilla volcánica. Se usa especialmente para cocinar pescado y verduras, aunque también puede dar un toque divertido a las bebidas que necesiten ser escarchados.