¿Casas del futuro hechas de hongos?

Un grupo de investigadores europeos propone emplear hongos vivos como material para el futuro: la construcción sería menos dependiente de los combustibles fósiles y menos dañina para el medio ambiente.

¿Casas del futuro hechas de hongos?
Leer más
Leer más

Si bien los hongos pueden parecer un material de construcción de lo más peculiar, lo cierto es que podría ser un buen elemento para la arquitectura del futuro.

Así lo cree Phil Ayres, investigador de arquitectura del Centro de Tecnología y Arquitectura de la Información en Copenhague, que junto a tres colegas empezó el proyecto FUNGAR, para explorar qué tipos de nuevos edificios podríamos construir con hongos.

Hacer nuestros edificios con materiales biológicos haría que la construcción fuera menos dependiente de los combustibles fósiles y de las operaciones mineras que dañan el medio ambiente.

Los edificios y la construcción son responsables del 39% de las emisiones antropogénicas de CO2, y un 21% de esas emisiones provienen solo de la fabricación de acero y hormigón. Además, la construcción también utiliza grandes cantidades de recursos naturales.

Según dice el profesor micólogo, Han Wosten, de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos: «Los materiales fúngicos pueden tener una gran variedad de propiedades mecánicas que imitan a muchos materiales: desde espuma hasta madera, polímero y elastómero».

Por otro lado, la arquitectura fúngica no es una idea nueva. La NASA, por ejemplo, actualmente está tratando de averiguar si los hongos pueden crecer en Marte, para cultivar hábitats espaciales localmente.

Sin embargo, todos los proyectos implican matar el hongo después de su crecimiento. Un proceso que lo hace aún más robusto como material de construcción.

Los habitantes de Hong Kong se preparan para vivir en tubos Los habitantes de Hong Kong se preparan para vivir en tubos