6 errores que los dueños cometen con sus gatos

Para el desarrollo de tu gato y el tuyo como maestro, es fundamental no cometer estos 6 errores, según los veterinarios.

6 errores que los dueños cometen con sus gatos
Leer más
Leer más

Un gato: una bola de pelo que es suave, mimosa y te hace compañía en los buenos y en los malos momentos. A menudo en tu regazo cuando estás viendo una de tus nuevas series de Netflix y siempre dispuesto a comerse las migas de atún que han caído al suelo de la cocina, tu gato no es un peluche. Al igual que un perro, hay que saber cuidarlo. Este cuidado de tu compañero de cuatro patas también pasa por la educación.

Según los veterinarios y a pesar de toda la buena voluntad del mundo, los propietarios cometen algunos errores. Para remediarlo, solo tienes que recordar estos 6 errores que no debes seguir cometiendo con tu gato y listo (¡bueno, casi!).

1 - Regañarlo después de una tontería

No hace falta que le grites a tu mascota, no entenderá tu cambio de tono. Peor aún, podría tomarlo como un estímulo. ¿Te han dicho alguna vez que los gatos pueden volverte loco?

2 - Despertarlo en medio del sueño

¿Quieres que alguien venga a despertarte mientras estás calentito en la cama? Pues bien, lo mismo ocurre con nuestros amigos los gatos. En efecto, que duerman una media de 16 a 20 horas no nos da derecho a despertarlos. Por el contrario, según el sitio Ma vie de chat, el sueño es una fuente de longevidad para nuestros amigos peludos (cuanto más duermen, más se recuperan de sus locos golpes, demostrado!).

3 - Alimentar a tu gato de cualquier manera

Según los veterinarios, es importante alternar alimentos sólidos y líquidos. Así que, una vez terminado su cuenco de croquetas, por qué no ir a por una tarrina digna de su voraz apetito. Sin embargo, es aconsejable evitar las croquetas demasiado ricas en cereales. En cuanto a los gatitos o animales estériles, opta por un alimento acorde a su constitución.

4 - Una caja de arena para varios gatos

Su extremo del sofá, su ventana para observar a los pájaros, su cuenco... Como habrás comprobado, los gatos son animales territoriales. Lo mismo ocurre cuando hacen sus necesidades. Los gatos necesitan un espacio dedicado a ellos con su propio olor.

No dudes en poner las cajas de arena de tus gatos en lugares reservados para cada uno de ellos. ¡Para que puedan tener toda la privacidad que se merecen! Como recordatorio: una caja de arena debe cambiarse regularmente para mayor comodidad... ¡olfativa!

5 - Olvidarse del cuidado de los dientes

Según los veterinarios, los dientes de tu gato son sensibles. Por lo tanto, es esencial conservarlos para evitar cualquier riesgo de infecciones dentales graves.

Ten cuidado, para esta operación nunca utilices tu pasta de dientes, ya que el flúor puede dañar las encías de tu mascota. Usa una especial para gatos.

6 - Pedir mimos con demasiada frecuencia

Recuerda que tu gato es un animal independiente que solo se dejará acariciar cuando le apetezca. Así que no hay necesidad de forzarlo a hacerlo, podría morderte para detener esta excesiva ternura.

Según el medio de comunicación Le Mag du Chat, es importante que el propietario entienda a su animal. Si quiere estar tranquilo, probablemente moverá la cola, echará las orejas hacia atrás, escupirá... o incluso dará patadas.

Esto no significa que el gato no quiera a su dueño. No, a menudo te considera como su padre. Es solo un rasgo de su carácter, que debes respetar.

Para entender mejor a tu bola de pelo favorita, descubre la aplicación Meow Talk que te ayudará a traducir a tu gato.

El típico error que cometes durante el tiempo de descanso cuando entrenas El típico error que cometes durante el tiempo de descanso cuando entrenas