¿Por qué nos ponemos rojos cuando sentimos vergüenza?

¿Por qué nos ponemos rojos cuando sentimos vergüenza?

La vergüenza es un sentimiento que a menudo nos hace "ponernos como un tomate". Estos coloretes que aparecen de forma incontrolable son el resultado de una serie de mecanismos que provoca el cerebro y que tiene que ver con una famosa hormona: la adrenalina.

Verde de envidia, blanco como la pared o ponerse morado. Hay tantas expresiones que muestran emociones que podríamos utilizar todos los colores del arcoíris. Una de ellas, la vergüenza. Un sentimiento que puede, literalmente, enrojecer nuestras mejillas.

A diferencia de una quemadura solar, la piel se pone roja de repente, color cangrejo o amapola, debido a la vergüenza, como resultado de una respuesta concreta de nuestro organismo ante una situación embarazosa.Todo empieza en una zona interna del cerebro: la amígdala. Este compuesto celular situado delante del hipocampo constituye el centro neurológico de las emociones y juega un papel fundamental en su gestión.

Leer más
¿Cuál es el animal más mortal del planeta?

Bajo sus órdenes, el sistema nervioso simpático, responsable de las reacciones automáticas del organismo, produce una hormona muy conocida por los amantes de las sensaciones fuertes: la adrenalina.Una dosis de adrenalina y todo cuadra.

En menos de un segundo, la liberación de dicha sustancia provoca una aceleración del ritmo cardíaco y una dilatación de los pequeños vasos que recorren nuestra cara: los capilares sanguíneos. El resultado es que la sangre circula más rápido y en mayor cantidad. Entonces, la cara pasa a ser rojo escarlata y toma el aspecto de un británico demasiado expuesto al sol...

• Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse