La terrible enfermedad que sufría este hombre por barriga cervecera

La terrible enfermedad que sufría este hombre por barriga cervecera

¡Cuidado con las apariencias! Durante varios años se burlaron de un californiano por su "barriga cervecera". No fue hasta que una tomografía computarizada reveló que este sobrepeso abdominal se debía a la presencia de un peligroso tumor de varias docenas de kilos.

Como dice el famoso refrán: “las apariencias, a menudo, engañan.” Y no es Héctor Hernández quien lo contradice. El caso de este californiano de 47 años fue revelado en un artículo del Washington Post el 27 de noviembre de 2018.

Aumento de peso mal diagnosticado

"Siempre he sido un hombre corpulento", le dijo al famoso diario americano. Por eso no había prestado demasiada atención a su aumento de peso en los últimos dos años. Pero cuando notó que sus brazos y piernas parecían encogerse visualmente a medida que su estómago crecía, comenzó a inquietarse. Además, las miradas desconcertadas de los extraños en la calle ante sus 137 kilos y las burlas de sus familiares sobre su "barriga cercecera" "cuando muy raramente bebo esa bebida" contribuyeron a su cuestionamiento.

Fue cuando empezó a sufrir de acidez estomacal, estreñimiento y se dio cuenta de que a veces tenía problemas para recuperar el aliento que decidió consultar a un médico. El primer médico que lo examinó simplemente hizo a un lado sus preocupaciones, explicando que "todo el mundo tiene una distribución de peso físico diferente". "Así que pensé que solo estaba gordo", dice Héctor Hernández.

Liposarcoma retroperitoneal gigante

Pero cuando se dio cuenta de que su vientre era "pesado y duro al tacto", el cuarentón quería una segunda opinión. Después de analizar una tomografía computarizada, los médicos pudieron diagnosticar el liposarcoma retroperitoneal, una forma particular de tumor maligno que se desarrolla en el tejido graso. Cuando se anunció el diagnóstico, Héctor Hernández se sintió "conmocionado pero tranquilizado" al saber finalmente la razón de su condición.

Fue operado el verano pasado para extirpar el tumor. La operación, que duró una hora, salió bien, pero hubo que extirpar un riñón, que se había dañado por la presencia del tumor.

William Tsen, oncólogo quirúrgico y profesor asistente de la Facultad de medicina Keck de la Universidad del Sur de California que realizó el procedimiento, dijo que el tumor extirpado pesaba casi 35 kilogramos. "Es ciertamente el más grande que he tenido que extirpar", dijo al Washington Post, señalando que como experto en sarcomas había tenido que extirpar quirúrgicamente una docena de tumores, pero por lo general pesan entre 9 y 13 kilogramos.

Irene M.F.
Leer más
Sin conexión
Verifique su configuración