Hipoxia silenciosa: Uno de los síntomas más peligrosos del coronavirus

Es uno de los síntomas más letales de la COVID-19 y su aparición puede pasar desapercibida: las personas que la padecen ni siquiera se dan cuenta de que están perdiendo oxígeno en sangre.

Hipoxia silenciosa: Uno de los síntomas más peligrosos del coronavirus
Leer más
Leer más

La hipoxia silenciosa es un peligroso efecto del nuevo coronavirus. Quienes sufren este síntoma presentan niveles de oxígeno en sangre por debajo de lo normal, presentándose de manera progresiva y desapercibida.

Si bien es cierto que este virus tiene manifestaciones muy claras, como tos seca, dolores de cabeza y fatiga crónica, la hipoxia silenciosa ha demostrado ser una de sus consecuencias más letales.

Este síntoma, también llamado «hipoxia feliz», puede pasar inadvertida, ya quelas personas que la padecen ni siquiera se dan cuenta de que están perdiendo rápidamente el oxígeno en la sangre.

La hipoxia es la falta de oxígeno en los tejidos del organismo. Esta carencia hace que el cuerpo active mecanismos de compensación que generan algunos síntomas como aumento del ritmo cardíaco, dolor de cabeza, mareos o dificultades para respirar.

Sin embargo, la hipoxia silenciosa no presentan ninguno de estos síntomas. Por tanto, es más fácil que sufran un paro respiratorio que los lleve a la muerte.

Es por ello que las autoridades sanitarias de diversos países insisten a la población en tener un oxímetro de pulso en casa, para medir lasaturación de oxígeno en sangre. Generalmente, se considera que la saturación de oxígeno normal debe oscilar entre el 95 y el 100 % de Spo2 (la saturación de oxígeno por pulsioximetría).