Cólico nefrítico: síntomas, duración, tratamiento y causas
Cólico nefrítico: síntomas, duración, tratamiento y causas

Cólico nefrítico: síntomas, duración, tratamiento y causas

Qué es, sus síntomas, cuánto dura, qué lo causa, cómo curarlo o tratarlo, remedios naturales... El cólico nefrítico es un dolor vivo e intenso en los riñones. Muy a menudo es debido al resultado de un cálculo renal. ¿Qué hacer en caso de cólico nefrítico? Y, ¿cómo curarlo?

Cómo podemos definir un cólico nefrítico

El cólico nefrítico corresponde a un dolor que resulta de la obstrucción de las vías urinarias. Se considera que es uno de los dolores más vivos que se puede sentir. No se trata de una enfermedad sino de un síntoma que se produce a menudo como resultado de un cálculo renal.

Casi el 10% de la población de los países industrializados está afectada por el cólico nefrítico. Hay recaída en la mitad de los casos.

El cólico nefrítico necesita una atención inmediata. Por lo tanto, es importante ir a urgencias en caso de que aparezcan los síntomas.

Los síntomas y duración de un cólico nefrítico y cómo reconocerlo

El primer síntoma del cólico nefrítico es un dolor muy intenso que se siente en la región lumbar que desciende hasta los órganos genitales. Aparece de manera repentina y no disminuye al cambiar de posición. Una crisis puede durar entre 10 minutos y varias horas.

El cólico nefrítico a menudo está asociado a signos urinarios (necesidad urgente y frecuente, quemazones durante la micción, presencia de sangre en la orina) y de signos digestivos (náuseas, vómitos, hinchazón). Además, por lo general está acompañado por una agitación y ansiedad.

Qué puede causar un cólico nefrítico

En la gran mayoría de los casos, la causa del cólico nefrítico se debe a una litiasis urinaria (cálculo renal). Se trata de la formación de cálculos, compuestos sólidos de minerales disueltos de varios milímetros, en los riñones y en los uréteres. Esto tiene como efecto bloquear parcial o completamente las vías urinarias. Como el riñón continúa produciendo orina, esto provoca un estancamiento y, por lo tanto, una hiperpresión responsable de los dolores.

Mucho más raro, puede ocurrir que el cólico nefrítico se haya originado por un tumor ginecológico o renal, una inflamación de la uretra, un hematoma o un estrechamiento de las vías urinarias como resultado de una cirugía.

Cólico nefrítico y el embarazo

El estudio de un cólico nefrítico durante el embarazo se revela más complicado que en las mujeres no embarazadas ya que los tratamientos se limitan por los posibles daños que se puedan causar al feto.

Lo primero que se recomienda es hacer una ecografía. También existe la posibilidad de realizar otras pruebas (resonancia magnética nuclear o tomografía de baja tasa) en función de la gravedad y del trimestre del embarazo. Es importante, consultar en todo momento a un urólogo y seguir sus indicaciones de manera estricta.

Remedios y dieta para evitar el cólico nefrítico

La dieta para evitar el cólico nefrítico se basa en limitar la cantidad de carnes y pescado, así como la cantidad de proteínas a ingerir. Además, un exceso proteico aumenta la pérdida de calcio por la orina. Al igual que ocurre con el azúcar de absorción rápida (pasteles, mermeladas, miel, etc.).

Un remedio casero muy bueno es el de tomar té de chancapiedra, ya que este ayuda a evitar la formación de piedras grandes, aunque no es aconsejable tomarla más de 20 días continuados.

Cuando se está en plena crisis de un cólico nefrítico lo mejor que se puede hacer es colocarse una compresa de agua caliente en la zona del dolor para ayudar a dilatar los canales urinarios, y aliviar así el sufrimiento.

Guardar reposo también es una muy buena idea. Es fundamental descansar bien durante este período. Suele ser bastante habitual que al salir la piedra o pasar la infección, se sufra alguna incomodidad o un dolor agudo en los riñones, la zona baja de la espalda o que duela cuando se orina. También es normal que aparezca sangre en la orina.

Tratamiento: ¿cómo curar un cólico nefrítico?

Puesto que es extremadamente doloroso, el cólico nefrítico necesita una atención inmediata en urgencias desde los primeros síntomas. La primera prioridad es atenuar los dolores. Para esto, el médico prescribe ketoprofeno, un antiinflamatorio no esteroideo, o morfina.

Después, el tratamiento del cólico nefrítico consiste en reducir el cálculo para que pueda ser evacuado por sí mismo. Se basa en la toma de antiinflamatorios, analgésicos y antiespasmódicos. Se recomienda no beber más de un litro de agua al día para no aumentar la presión en los riñones. Una vez que la crisis ha terminado, una buena hidratación puede acompañar, en cambio, a la migración del cálculo.

Si el cálculo no supera los 10 milímetros y su expulsión espontánea no parece probable, entonces es necesaria una intervención quirúrgica para evacuarlo.

Consejos a tener muy en cuenta cuando se sufre un cólico nefrítico

Como ya hemos dicho, la hidratación juega un papel fundamental para aliviar los dolores de un cólico nefrítico y disminuir la duración del mismo. Es aconsejable que aquellos pacientes que con piedra en los riñones beban de 2 a 3 litros diarios, eso sí, divididos en pequeñas dosis a lo largo de todo el día.

La hidratación es fundamental para tratar una crisis de cólico nefrítico, es importante en el antes, durante y después, ya que ayuda a estimular la formación de orina y el buen funcionamiento de los riñones, al mismo tiempo que evita que salgas piedras en los riñones posteriormente.

También es muy importante evitar ciertos alimentos ricos en oxalatos. La dieta que deberían seguir aquellas personas que tienen un cólico renal causado por una piedras en los riñones debería ser una en los que abunden aquellos alimentos ricos en oxalatos como pueden ser: el chocolate, la espinaca, la remolacha, las nueces, los refrescos, el café, el cacao o el té negro y el té verde.

En el caso completamente contrario, se recomiendo que se debe evitar un exceso de vitamina C, no deberían abusar tampoco de la proteína y suprimir completamente de la dieta el consumo de sal.

Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración