Colesterol: alto,bueno y malo, síntomas, ¿cómo bajarlo?
Colesterol: alto,bueno y malo, síntomas, ¿cómo bajarlo?

Colesterol: alto,bueno y malo, síntomas, ¿cómo bajarlo?

Concretamente, ¿qué es el colesterol bueno y malo? ¿Cuáles son las causas? ¿Y los tratamientos? Volvemos a este problema que afecta a casi el 20% de la población.

Colesterol bueno y malo: definición

El colesterol es un lípido que pertenece a la familia de los esteroles, es un constituyente esencial de las membranas que rodean las células y también es indispensable para la fabricación de las hormonas producidas por las glándulas genitales y suprarrenales. El colesterol proviene en un 30% de la alimentación y en un 70% del hígado. Este lípido. al no ser soluble, es transportado en el organismo por proteínas llamadas lipoproteínas.

De esta manera, existen dos tipos de colesterol: el colesterol LDL (Low Density Lipoproteins) y el colesterol HDL (High Density Lipoproteins). El LDL representa la mayoría del colesterol total en la sangre. También es conocido como «colesterol malo», ya que tiene tendencia a depositarse en las arterias y favorece el riesgo cardiovascular. El HDL también es conocido como «colesterol bueno», que tiene por objetivo capturar el exceso de colesterol en la sangre y de conducirlo hacia el hígado para que se elimine con la bilis.

Colesterol: niveles

Con una muestra de sangre se puede determinar el nivel de colesterol total, así como la relación entre el colesterol transportado por las HDL y el transportado por las LDL. Los niveles normales de colesterol total son inferiores o iguales a 2,0 gramos por litro. En los hombres, los niveles normales de HDL-colesterol es de 0,4 a 0,65 g/l, y en las mujeres es de 0,5 a 0,8 g/l.

En cuanto a las LDL, los niveles de colesterol deseable están determinados por el médico según los riesgos cardíacos y los antecedentes del paciente. Sin embargo, se considera que el riesgo cardiovascular aumenta cuando la tasa supera los 1,5 – 1,6 g/l. Si la relación colesterol total/HDL es superior a 5, el riesgo relativo coronario se multiplica por 20. En los hombres tiene que ser inferior a 5, y en las mujeres a 4,4.

Colesterol y riesgos cardiovasculares

La hiperlipidemia indica un nivel de lípidos anormalmente elevados en la sangre y, entre estos lípidos, el colesterol y los triglicéridos. Este exceso contribuye al endurecimiento y al aumento de las arterias del corazón. Como resultado, el corazón tiene cada vez más dificultades para adaptarse al esfuerzo físico.

Un nivel de lípidos demasiado elevado también aumenta el riesgo de formación de coágulos de sangre, que pueden obstruir una arteria y provocar un infarto (paro cardíaco). Los problemas cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en el planeta.

Colesterol: causas

La aparición de una hipercolesterolemia (exceso de colesterol) puede depender de varios factores, siendo ellos mismos variables de una persona a otra. También se tienen en cuenta la edad, el sexo, así como la herencia. En cambio, uno de los factores esenciales para evitar el colesterol es la dieta. Una persona que consuma muchos alimentos con altos contenidos en grasas saturadas y en colesterol alimentario estará más sujeto a contraer una enfermedad cardíaca.

El sobrepeso también favorece la relación desfavorable entre el colesterol bueno y malo. La obesidad permite reducir el colesterol HDL y aumenta la cantidad relativa de colesterol HDL. Sin embargo, esto no quiere decir que las personas delgadas estén exentas de todo riesgo, algunas personas tienen un hígado que asimila lentamente el colesterol o tienen este trastorno por herencia.

La diabetes y, especialmente la del tipo 2, también tiene un efecto negativo en la relación colesterol bueno/malo. Por último, el tabaquismo y el estrés también pueden aumentar el colesterol. En el caso del estrés, el cortisol, una hormona, tiene un efecto directo sobre la asimilación de grasas y azúcares.

Colesterol: síntomas

Desgraciadamente, el exceso de colesterol no presenta ningún síntoma. Solamente cuando la situación ha llegado a una etapa avanzada se pueden sentir dolores y males. En cambio, en estos casos, ya es demasiado tarde, ya que ya no se trata de síntomas sino de complicaciones.

El colesterol alto o en exceso provoca depósitos en las paredes de las arterias (que forman la placa de ateroma), que pueden conducir a una angina de pecho. A la larga, esto puede conducir especialmente a la formación de un coágulo de sangre que puede desprenderse, obstruyendo entonces una arteria coronaria, en cuyo caso es un infarto o una arteria cerebral y es un accidente cerebrovascular (AVC), o incluso una arteria renal, es insuficiencia.

Colesterol: tratamiento y dieta

La mejor defensa para reducir el colesterol sigue siendo adaptar un modo de vida sano, comer equilibrado, reducir el consumo de alcohol, así como practicar ejercicio físico regular. No es ningún secreto que para bajar el colesterol hay que seguir una buena dieta. Como dice el refrán, efectivamente es mejor prevenir el exceso de colesterol que curarlo.

En el caso de una hipercolesterolemia baja o medianamente avanzada, algunas resoluciones y un cambio de alimentación son suficientes para restablecer los niveles de colesterol a la normalidad. Si los niveles son demasiado elevados, existen tratamientos farmacológicos que tienen como objetivo disminuir la producción natural de colesterol por el hígado o aumentar la eliminación natural del colesterol de la circulación sanguínea.

Estos son algunos consejos alimentarios que hay que adoptar para evitar tener un colesterol elevado:

- Consumir preferentemente grasas vegetales polinsaturadas y monoinsaturadas (girasol, maíz, soja, colza, nueces, oliva, semillas de uva).

- Evitar el exceso de grasas de origen animal y las grasas saturadas (leche entera, mantequilla, carnes grasas, embutidos, etc.).

- Evitar consumir demasiados alimentos ricos en colesterol: yemas de huevo, despojos (cerebro, riñones, hígado), crema fresca, bogavantes, crustáceos, huevos de pescados, de los cuales el caviar.

- Consumir preferentemente pescado, ternera, aves de corral a las carnes grasas.

- Consumir poco alcohol y no fumar o fumar poco.

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración