Científicos descubren un lago perdido debajo del hielo de la Antártida
Científicos descubren un lago perdido debajo del hielo de la Antártida
Leer más

Científicos descubren un lago perdido debajo del hielo de la Antártida

En la Antártida, un equipo de científicos acaba de perforar la gélida superficie sobre un lago "perdido" de casi 1km de profundidad. Un éxito que augura una mejor aproximación de los procesos geológicos, hidrodinámicos o incluso biológicos que podrían ocurrir en este abismo insondable.

Es un verdadero "mundo perdido", un reino acuático oculto a los ojos del mundo, bajo el hielo. Los científicos han logrado penetrar en esta área intacta, conocida como el Lago Mercer, un cuerpo de agua subglacial de unos 61 kilómetros cuadrados de superficie.

El proyecto técnico de los investigadores se concretó el 26 de diciembre. Pero fue sólo hace tres días que el equipo del proyecto SALSA, Acceso Científico a los Lagos Subglaciales de la Antártida, comenzó las operaciones de excavación que les permitieron explorar el interior y subglacial de la Antártida.

Precauciones infinitas

Para lograrlo, los investigadores implementaron una técnica de perforación con tecnología punta. En sí, consiste en un chorro de vapor emitido por una boquilla que atraviesa poco a poco la gruesa capa de hielo; pero han tenido que tomar todas las precauciones posibles para garantizar la preservación de la pureza de las aguas del lago Mercer.

El equipamiento pesaba más de 500 toneladas: por un lado, para construir un refugio para los científicos y técnicos de la misión, pero también para permitir una desinfección casi completa del dispositivo de perforación.

Todo el equipo se desinfectó con agua oxigenada, también conocida como peróxido de hidrógeno. ¿El objetivo? Evitar cualquier contaminación biológica del entorno aislado que es el lago Mercer.

¿Otra precaución que se tomó para asegurarse? El agua del deshielo se almacenó en el lugar, se esterilizó con luz ultravioleta y se filtró para eliminar el 99,9% de las impurezas, antes de ser inyectada en el sistema.

A través del conducto, que es apenas más ancho que la palma de una mano, los científicos llegaron finalmente a la superficie del Lago Mercer, a casi 1km de profundidad.

La promesa de nuevos descubrimientos

Este flamante éxito técnico-científico, por el momento, sólo ha permitido recuperar algunos elementos del lago subglacial (como imágenes), pero también datos como su profundidad, su temperatura o la conductividad de su agua.

El siguiente paso es perforar esta vez el fondo del lago, para analizar el sedimento. Los científicos planean sacar a la superficie un núcleo de más o menos 7 metros, lo que debería permitirles comprender mejor los procesos erosivos, hidrodinámicos y biológicos que podrían ocurrir en este abismo. El Lago Mercer, un verdadero mundo perdido que pronto podría entregar algunos de sus secretos, aunque bien guardados.

¡Echa un vistazo al vídeo de arriba para ver las increíbles imágenes por ti mismo!

Escrito por Andrea DP

Sin conexión
Verifique su configuración