Las causas, síntomas y tratamiento de la catatonia

Catatonia: definición, causas, síntomas, tratamiento

Qué es la catatonia, cuáles son sus causas, sus síntomas y cómo se cura. Es un síndrome neuropsiquiátrico caracterizado por anormalidades motoras y trastornos del afecto. La persona que sufre catatonia tiene periodos de pasividad y negativismo que se alternan con una actividad motriz excesiva y repentina.

Cómo podemos definir la Catatonia

Seguramente habrás visto en alguna ocasión a algún paciente psiquiátrico que parece estar ausente, inmóvil, rígido y mudo, que mediante una tercera persona puede ser colocado en cualquier posición y permaneciendo en dicha postura.

Esto es lo que se denomina catatonia, un síndrome neuropsiquiátrico caracterizado por anormalidades motoras. La catatonia se manifiesta por una agitación psicomotora importante y puede aparecer en el contexto de diferentes trastornos, sobre todo, trastornos bipolares y del estado de ánimo (episodios maníacos) y en algunos pacientes con esquizofrenia.

Leer más
Un gato se enfrenta a una serpiente y no acaba bien

La catatonia es un síndrome que afecta al 10% de los pacientes hospitalizados en hospitales psiquiátricos. Se puede manifestar tanto en niños como en adultos.

Catatonia y sus síntomas

La catatonia a menudo se presenta de forma aguda y se caracteriza por diferentes síntomas motores, tales como:

- Mutismo

- Negatividad general (oposición o falta de respuesta a los estímulos externos)

- Ausencia de actividad psicomotora y de interacción

- Catalepsia

- Posturas espontáneas que desafían las leyes de la gravedad

- Comportamiento repetitivo

- Obediencia automática

- Repetición de palabras o movimientos que realizan los demás

- Agitación repentina

- Rigidez corporal

Las causas de la catatonia

Las causasde la catatoniaal igual que casos como el Síndrome de Tietze, son relativamente desconocidas; sin embargo, se conoce que los trastornos del estado de ánimo, la esquizofrenia y el estrés postraumático pueden causar un estado catatónico.

El origen del síndrome también puede ser un trastorno en los lóbulos frontales del cerebro, encefalitis, tumores cerebrales, epilepsia, traumatismo craneal o un accidente cerebrovascular(ACV).

Las drogas como el éxtasis o las anfetaminas también pueden, en casos raros, provocar un estado catatónico al consumidor.

Los diferentes tipos de catatonia

Se considera que la catatonia debería ser clasificada como un síndrome independiente con los siguientes tres subtipos: No-maligna, delirante y maligna.

En el caso del subtipo no-malignade catatonia, se basa en las características de siempre que describió por primera vez  Kahlbaum. En el caso de la delirante, se añade un cuadro maniatiforme, mientras que para la maligna incluye también a la catatonia letal o maligna, el síndrome serotoninérgico y el síndrome neuroléptico maligno.

Pero también existe otra clasificación alterna que la divide en dos grandes grupos: la no maligna y la maligna, tal y como propusieron Van Den Eede y Sabbe en el año 2004. Cada una de dividida en un síndrome denominado “retardado”, hipocinético y estuporoso, y una variante excitada, hipercinética y delirante. 

Mientras que la retardada se caracteriza por el mutismo, el estupor, el negativismo, la rigidez, la mirada fija y la catalepsia; la catatonia excitada presenta las características típicas de la catatonia, como la impulsividad, la combatividad o la adición de la agitación.  

En determinados casos, y muy frecuentemente, es difícil distinguir la catatonia excitada de los episodios maniacos psicóticos debido a que ambos tienen un gran inicio agudo de síntomas compatible con mania, como pueden ser: la grandiosidad, delirios, excitación, labilidad, un estado mental alterado y delirios. 

Si nos fijamos en la clasificación de catatonia clásica, esta no es más que un ejemplo de catatonia no maligna retardada, catatonia maniatiforme con una variación no maligna excitada, además del síndrome neuroléptico maligno y la catatonia letal como unas variantes hipo e hipercinética respectivamente. 

Por otra parte, la clasificación adicional que se usaba en la escuela de psiquiatría de Wernicke– Kleist – Leonhard, habla de dos tipos de catatonia: las sistemáticas y las periódicas, con sus síntomas y pronósticos diferentes.  

Mientras que las catatonias sistemáticas parece que son menos determinadas genéticamente, con mayor prevalencia, con una edad de aparición menor en hombres y que está asociada con infecciones durante el segundo trimestre de gestación. La catatonia periódica no se diferencia por la edad de inicio o por su sexo. Si atendemos a las palabras de Stober y col, es el primer subtipo de esquizofrenia con un ligamiento genético confirmado. 

Trastornos mentales en los que aparece la catatonia

Durante mucho tiempo, la catatonia se ha considerado como un subtipo de esquizofrenia, o lo que es lo mismo, como una esquizofrenia catatónica. Pero lo cierto es que también se ha podido ver la presencia de este síndrome en otros trastornos, ya sean estos de origen orgánico o mentales.  

Algunos de estos trastornos a los que se ha asociado la catatonia son:

-Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos: es el tipo de afección con la que se ha relacionado la catatonia tradicionalmente, ya que se ha considerado como un subtipo de ella. 

-Trastornos del estado del ánimo: parece ser que se ha observado que un alto número de pacientes con catatonia han presentado algún tipo de trastorno del estado de ánimo. Se puede observar tanto en trastornos depresivos como bipolar. 

-Trastorno por Estrés Postraumático: el Trastorno por Estrés Postraumático también se ha vinculado con la catatonia. 

-Consumo, intoxicación o abstinencia de sustancias: la ingesta o el cese sin control de algunas sustancias que tienen efecto en el encéfalo, puede ocasionar catatonia. 

-Trastorno del espectro autista: niño con trastornos del desarrollo como puede ser el autismo también pueden manifestar catatonia de una forma comórbida. 

¿Cómo tratar la catatonia?

Los motivos por los que la catatonia se presenta son diversos, es por ello que el procedimiento a aplicar puede variar en función de esto. En todo caso, hay que analizar bien las causas y proceder de una manera diferente según sea necesario. Dejando a un lado todo esto, los síntomas pueden ser tratados de la siguiente manera:

La catatonia se trata, a nivel farmacológico, principalmente con benzodiacepinas (medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central), las cuales funcionan como agonistas del GABA en los casos agudos. El tratamiento es muy eficaz si se realiza rápidamente y conduce a una remisión en el 70-80% de los casos. El lorazepam es el tratamiento que mejor efectividad ha demostrado. 

Si el paciente no mejora con el tratamiento, se puede aplicar un tratamiento mediante corriente eléctrica (terapia electroconvulsiva). Aunque en determinadas ocasiones, suele utilizarse al mismo tiempo que se administran las benzodiacepinas.

A nivel psicológico es posible realizar una terapia ocupacional para estimular al enfermo, así como ayudar  al paciente y su familia aportando información  y estrategias de actuación y prevención. Todo esto resulta de mucha ayuda, especialmente en aquellos casos que vienen originados por algún trastorno psiquiátrico.

• Javier de la Rosa
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse