David Otero estrena nuevo disco "Otero y YO"

Conocido como parte del grupo de El Canto del Loco, el Pescao y ya David Otero en esencia pura, este artista y compositor ha hablado con nosotros en GentSide sobre su trayectoria y nuevo disco ‘Otero y yo’.

David Otero estrena nuevo disco "Otero y YO"
Leer más
Leer más

Sin duda ECDL ha sido todo un fenómeno musical de masas. Así, parece que David tiene unos cuantos buenos recuerdos de recorrer el mundo junto a la banda.

¿Cuál ha sido tu mejor recuerdo de la época?

“Mi mejor recuerdo fue el concierto que dimos la primera vez que tocamos en la Riviera, que para nosotros fue un hito absoluto, tocar una sala como la Riviera que habíamos ido a ver a un montón de artistas que nos flipaban. Y nosotros tocábamos en sitios chiquitines y aquel fue como el gran salto, y ver la Riviera llena de gente cantando nuestras canciones fue ‘boom’, nos voló la cabeza y flipamos en colores”.
“Yo creo que fue la primera vez que nos dimos cuenta de que algo estaba pasando, de que a la gente le estaba gustando como con pasión ese proyecto”.

Sin embargo, y aunque parece que su época con ECDL fue sin duda memorable, lo cierto es que David Otero nos cuenta que había cosas que le encantaría haber hecho y que no iban tan del “rollo” de la banda, por lo que ahora en solitario ha desplegado todo su potencial.

¿De qué forma has sentido que dabas rienda suelta a la potencia musical de nuevo y en solitario?

“Nunca me sentí reprimido en “El Canto”, simplemente cuando acabamos y empecé mi proyecto en solitario, sí que sentí que tenía posibilidades de llegar a otros sitios. Lógicamente cuando estás en un grupo tienes que llegar a consensos, para eso es un grupo, para que diferentes partes de división se pongan de acuerdo y creen algo en conjunto y cuando estás solo tienes la oportunidad de llegar a un objetivo concreto e ir a por él”.
“Hay muchas veces que no mola tanto estar solo porque no te enriqueces con más ideas, y otras veces que mola mucho más porque lo que tú imaginas es a donde vas. Unas veces te equivocas y otras no. Pero sí que es verdad que puedes llegar a estéticas musicales, por ejemplo, a mi me encanta la música electrónica y con “El Canto” era inviable… de decir, oye vamos a meter unos tintes y decirme “estás loco”, sientes “ni de broma” o programaciones “ni de coña”, y a mí me encantaban […] cuando empecé a hacer música yo solo sí que la empecé a trastear un poco más”.

Y es que todas esa giras, caminos y juergas de ECDL le daban para mucho a David Otero, tanto que en alguna que otra ocasión ha reconocido que ha compuesto mucho en el coche.

¿Cuál es tu forma de llevar tu talento sobre ruedas?

“He compuesto canciones de ir con alguien de copiloto y decir “grábame esta idea” y ponerme a cantar en medio de un viaje. Hasta me he grabado tracks instrumentales de canciones que estaba componiendo, me las ponía en el coche, dejaba la grabadora ahí puesta”.
“El coche hay una cosa como que te permite tener tu parte racional, concentrada completamente en la conducción para no matarte, y la parte irracional como que fluye, tiene un punto de libertad”.
“Me escondía mucho con el coche cuando tenía 18, 19 o 20 años, porque en mi casa no podía componer porque a mis padres les daba la tabarra, entonces yo cogía el coche, me piraba por ahí donde no me viese nadie, me llevaba un cuaderno y me ponía a escribir en el coche, que era como mi cuarto deambulante sobre el que buscaba lugares para escribir canciones”.

Su nuevo disco, que ha llamado “Otero y yo” es uno de sus trabajos más maduros, donde ha contado con colaboraciones tan señaladas como la de Marta Soto, Taburete y Cepeda.

¿Por qué "Otero y yo" para nombrar a tu nuevo disco? ¿Es quizás tu trabajo más personal?

“Otero y yo’ viene porque me gustaba mucho que tuviese un título que lo pudiese decir la persona que ha participado conmigo en este disco. Que lo pudiese decir Cepeda, que lo pudiese decir Taburete, que lo pudiese decir Bely Basarte, que lo pudiese decir cualquiera de los que han participado en el disco […] Otero soy yo, y “yo” el que lo dice”.
También es mi pasado y todas mis canciones, y el yo presente. Tiene como distintos enfoques. Y…es muy personal, pero a la vez, al estar rodeado de tanta gente que trabaja conmigo en este proyecto, también me he dejado que entrase mucha gente a participar dentro del proyecto con melodías, aportando ideas, cambiando los giros de las canciones y haciendo giros nuevos, y la verdad es que me ha resultado muy rico el ver otras interpretaciones de canciones que había compuesto y que se han transformado”.

¿Cómo has combinado temas mitíquísimos de ECDL con canciones nuevas? ¿Cuál es para ti el hilo conductor?

“Al final, como uno se dedica a hacer canciones que tienen la misma esencia y el mismo alma, y que las has ido poniendo en diferentes momentos de tu vida… para componer canciones para ECDL, otras veces para componer canciones yo solo, otras veces para componer con otros amigos y yo creo que el hilo conductor es precisamente ese, la ingenuidad a la hora de componer canciones por el hecho solo de disfrutar de las canciones que estás componiendo en ese momento, que me parece super bonito”.
“La mayoría de canciones que he compuesto no he pensado en que iban a llegar a la gente, o que las iba a cantar nadie, solo he disfrutado del proceso de componer, y ahí se ha quedado. Luego he tenido la suerte de que muchas de las canciones que he hecho han llegado a mucha gente, pero tampoco ha sido mi búsqueda principal… era como, quiero hacer canciones bonitas porque me gusta hacer canciones bonitas y yo creo que ese es un poco el alma de todo el proceso”.
“Para afrontar el futuro, me borraría los recuerdos como en ‘Men in black’, para olvidarme de todo y empezar a hacer canciones otra vez sin pensar si he llegado a un número uno o si he vendido tanto. Eso te tiene que dar igual, hay que hacer canciones por disfrutarlas”.

¿Con quién te ha apasionado trabajar en este nuevo álbum?

“Con TODOS. Por ejemplo, con Marta Soto lo que nos ha pasado es que nos ha costado muchísimo hacer el videoclip por la pandemia […] y ha sido muy divertido porque los dos creo que tenemos un carácter muy parecido de cuando vienen problemas nos reímos, y nos hemos partido de risa cada vez que pasaba algo y volvíamos a suspender el rodaje y volvíamos a suspender la sesión de grabación de voces. Y hemos estado así, te juro que como 5 meses hasta que hemos logrado completar todo el proceso”.
“Con Cepeda ha sido maravilloso trabajar, también con Ana, con Bely Basarte… con todos ha sido muy sencillo. La verdad es que cuando hablábamos e iba evolucionando el proyecto, decíamos, no nos podemos creer que no nos haya venido ninguno ni de Superstar, ni haciendo cosas raras. Todos han estado super puntual, en el sitio y lo han dado todo. Como que no ha habido nadie. Con todos hemos disfrutado”.

El confinamiento y en general, la crisis sanitaria de la Covid-19 está siendo una etapa dura para todos en muchos sentidos. David Otero, ha sido el artista español más escuchado este 2020, y por eso le hemos querido preguntar cómo lo ha llevado.

¿Un año tan reflexivo te ha ayudado a componer o te ha generado algún bloqueo?

“Pues he empezado muy mal. Cuando empezó todo esto de la pandemia no tenía ganas de escribir una canción, no tenía ganas de sentarme. La verdad es que estaba encerrado en casa, tengo dos niños, que necesitan mogollón de cuidados, de atención… me he pasado la cuarentena cocinando, limpiando, mi mujer haciendo un master a distancia y educando a los niños, porque es bastante mejor que yo en la parte académica… cuando acababa ella ya me ponía yo con la parte más lúdica pero mientras tanto, vivir con dos niños y tenerles encima las 24 horas es una tela marinera”.
“En esa época, estaba tan centrado en la casa que, normalmente yo uso como 8 o 9 horas para escribir canciones. Y si no tengo esas 8 o 9 horas es como que no me merece la pena echarme una partidista rápida, es como que me tengo que meter en el juego a muerte. Tenía como pocos espacios en calma, como de poderme aburrir una hora entera. Y cuando ya terminó todo esto, ‘boom’, me han venido todas de golpe y he empezado a componer como un loco, y la verdad que llevo unas sesiones de composición para otros artistas, brutales, y hemos hecho un montón de temas que han molado un montón, he conectado con gente de alrededor del mundo para componer […] y todo online y la verdad que bastante fluido y bastante guay”.

El próximo 17 de abril, David Otero comienza la gira de su nuevo disco en Valencia. De momento sabemos que pasará también por Barcelona, Lloret de Mar y Sevilla, y ante esto, hemos querido saber si tiene muchas ganas de tour.

Estás a poco más de un mes de comenzar la gira, ¿hay ganas aunque sea con mascarillas?

“Sí, aunque fuera con ordenadores, con la gente detrás de un Zoom, te lo juro. Para nosotros venir aquí a ensayar al local es una locura y solo estar juntos, tocando un rato con alguien es increíble. Pues imagínate si te ven 5 o 15 o 200”.