Cáncer de hígado: síntomas, causas, esperanza de vida, tratamiento
Cáncer de hígado: síntomas, causas, esperanza de vida, tratamiento

Cáncer de hígado: síntomas, causas, esperanza de vida, tratamiento

El cáncer de hígado es uno de los cánceres digestivos más agresivos pero también uno de los cánceres cuyo tratamiento ha evolucionado mejor recientemente. Repaso por su definición, sus orígenes, sus signos y síntomas, así como su tratamiento.

Definición de cáncer de hígado

El hígado es un órgano vital y uno de los más voluminosos del cuerpo humano. Situado en la parte derecha del abdomen entre el diafragma y el estómago, el hígado tiene muchas funciones: filtra las toxinas que absorbe el organismo, almacena y transforma los nutrientes que absorbe el intestino, fabrica las proteínas que contribuyen a la coagulación de la sangre, produce la bilis, lo que le permite al organismo absorber las grasas y contribuye a regular los niveles de glucosa de algunas hormonas.

Se distinguen dos tipos de cáncer de hígado. El cáncer primitivode hígado tiene su origen en las células del hígado, los hepatocitos. El más común es el carcinoma hepatocelular, o hepatocarcinoma.

El cáncer secundario de hígado , o metastásico, es un cáncer que se ha originado en otra parte del cuerpo y que después se ha propagado hasta el hígado. Puesto que el hígado es un filtro de la sangre, las células cancerosas que provienen de otro órgano pueden alcanzar fácilmente el hígado a través del flujo sanguíneo.

Causas del cáncer de hígado

Las causas del cáncer de hígado, cuando este es primitivo, todavía son difíciles de determinar pero se han identificado algunos factores de riesgo:

- La hepatitis crónica B y la hepatitis crónica C (y no la A) son la causa de la mayoría de los carcinomas hepatocelulares.

- La cirrosis del hígado, a menudo debida al alcohol, pero no exclusivamente.

- Una exposición a ciertas toxinas, como ciertos tipos de hongos debidos a productos agrícolas mal guardados (las aflatoxinas), el cloruro de vinilo utilizado en algunos plásticos, los esteroides anabolizantes y el arsénico.

- El tabaquismo.

Síntomas del cáncer de hígado

Al inicio de la enfermedad, el cáncer de hígado no suele desencadenar síntomas específicos, razón por la que a menudo se diagnostica tarde. En ese momento, estos síntomas pueden manifestarse por:

- Pérdida de peso inexplicable.

- Pérdida del apetito.

- Dolor abdominal.

- Náuseas y/o vómitos.

- Fatiga.

- Aparición de una masa en la región del hígado.

- Ictericia (rostro y ojos amarillos, heces pálidas y orina oscura).

Sin embargo, estos síntomas no son específicos del cáncer de hígado y pueden venir de otra enfermedad más corriente. De todas formas, a la vista de estos síntomas, consultad a vuestro médico.

Tratamiento del cáncer de hígado

Existen muchas opciones terapéuticas para tratar el cáncer de hígado: cirugía, ablación por radiofrecuencia, criocirugía, inyección percutánea, quimioterapia o radioterapia. La elección de los tratamientos y de sus combinaciones la realizará el médico dependiendo del estado de salud del paciente así como de la extensión del tumor.

- Cirugía:

La cirugía, o hepatectomía parcial, es la primera elección de tratamiento siempre y cuando sea posible. Para llevarla a cabo, la cirugía depende de varias condiciones: el tumor tiene que estar limitado al hígado, ser seccionable, y el volumen del hígado sano restante tiene que ser suficiente para asegurar una función normal. Puesto que el hígado es capaz de regenerarse parcialmente, después de una hepatectomía parcial el volumen del hígado aumentará, pero nunca hasta su tamaño inicial.

En el caso en el que el hígado esté demasiado afectado sin que el cáncer se haya extendido hacia otro órgano, el médico puede considerar una hepatectomía total; es decir, extirpar el hígado por completo. A continuación se realizará un trasplante de un hígado entero o de un lóbulo de hígado de un donante compatible. Sin embargo, es raro que se realice un trasplante de hígado para tratar un cáncer de hígado primitivo.

- Ablación por radiofrecuencia

Cuando el tumor no puede retirarse por medio de la cirugía, a menudo se utiliza la ablación por radiofrecuencia. Consiste en quemar por calor las células anormales mediante la inserción de pequeños electrodos en el hígado y provocando una descarga eléctrica.

- Quimioterapia

La quimioterapia se considera cuando la cirugía y las técnicas de destrucción local no son posibles, o cuando el tumor presenta recaídas. Incluye un tratamiento farmacológico administrado por vía intravenosa u oral. Estos medicamentos atacan entonces a las células cancerosas. Para limitar los efectos secundarios y cuando sea posible, los medicamentos de quimioterapia pueden inyectarse directamente en el tumor o en la arteria que irriga al hígado a la sangre.

Las otras opciones que existen, como la criocirugía, cada vez más abandonada para dejar lugar a la ablación por radiofrecuencia, así como la inyección percutánea, que también se utiliza cada vez menos. Por último, la radioterapia rara vez se utiliza en el cuadro de un cáncer de hígado primitivo, ya que este tipo de cáncer es poco sensible a la radioterapia.

Esperanza de vida

El pronóstico del cáncer de hígado depende de varios factores: la ubicación del tumor, sus características y el estado de la enfermedad. Es importante diagnosticar la enfermedad lo antes posible. De hecho, el pronóstico vital depende del estado de la función hepática. Cuanto más elevada es, mayores serán las probabilidades de supervivencia.

Sin embargo, el cáncer de hígado sigue siendo una enfermedad muy a menudo mortal. De esta manera, se estima que el 13% de las personas afectadas de un cáncer de hígado sobreviven más de cinco años después del diagnóstico.

Tasas de supervivencia del cáncer de hígado

La esperanza de vida de las personas que padecen cáncer de hígado va a depender de la etapa del desarrollo de la enfermedad. Los tratamientos han evolucionado y avanzado con el paso de los años y los resultados son mejores.

La esperanza de vida va a depender de la tasa de supervivencia, es decir, de cuán eficaz sea el tratamiento que se aplica. Se habla de la tasa de supervivencia a 5 años y calcula, de forma aproximada, las posibilidades de sobrevivir al cáncer de hígado al menos 5 años después de haber sido diagnosticado en el caso de las personas con el mismo tipo de cáncer y etapa de la enfermedad.

En ningún caso esta tasa va a revelar su esperanza de vida pero permite comprender mejor los resultados y la eficacia de los tratamientos para el cáncer de hígado.

La tasa relativa de supervivencia a 5 años compara a las personas con el mismo tipo de cáncer de hígado y etapa con la población en general.

Los datos provienen de la base de datos del Programa de Vigilancia, Epidemología y Resultados finales (SEER) que han sido obtenidos por la Sociedad Americana Contra el Cáncer con el fin de establecer porcentajes de supervivencia para los diferentes cánceres.

Esta sociedad clasifica los cánceres en etapas localizadas (el cáncer solo está en el hígado), regionales (el cáncer se ha propagado externamente del hígado hacia las zonas aproximadas) y distantes (el cáncer se ha propagado a partes del cuerpo distantes como los huesos o los pulmones).

Estos cálculos se hicieron de acuerdo a pacientes que fueron diagnosticados con cáncer de hígado entre los años 2008 y 2014.

Las tasa de supervivencia a 5 años de personas con cáncer de hígado localizado es del 31%. En el caso de quienes padecen cáncer regional, 11% y distante tan solo del 2%.

Escrito por Ana Blasco
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración