Una profesora pierde 50 kilos en un año

Una profesora pierde 50 kilos en un año

Laura Micelich llegó a pesar 133 kilos con tan solo 22 años, unos kilos de más que no solo afectaban a su imagen sino que también ponían en peligro su salud. Tras mucho esfuerzo, ¡su cambio de imagen es radical! 

Según un estudio publicado por la revista The new Journal of Medicine, la obesidad es una enfermedad que afecta a 2.200 millones de personas en el mundo. Siendo Estados Unidos, el país con un mayor índice de población con obesidad (un 13% de su población).

¿Pero cómo se mide la obesidad? Hay que diferenciar esta enfermedad del sobrepeso. El sobrepeso se calcula con el Índice de Masa Corporal (IMC) que asocia el peso de una persona con su altura. Según el estudio de esta revista, se considera que una persona padece sobrepeso cuando este índice está entre 25 y 30 y si supera los 30, entonces se estima que el paciente sufre de obesidad y puede poner en riesgo su vida. 

Consecuencias del sobrepeso y la obesidad

Aunque ambas enfermedades afectan al aspecto físico de la persona, la obesidad puede conllevar además consecuencias peligrosas para la salud de la persona que la padece. 

La diferencia entre la obesidad y el sobrepeso es que las personas con obesidad tienen un acumulamiento de grasa generalizado mientras que las personas con sobrepeso simplemente pesan más de lo considerado de acuerdo con su altura, edad y sexo. 

Ambos pacientes están expuestos a padecer depresiones por su estado físico, hipertensión o enfermedades cardiovasculares. Pero, además, los personas con obesidad pueden experimentar problemas respiratorios debido a la presión que ejerce la grasa que se acumula sobre el diafragma y el tórax,diabetes de tipo 2 o incluso puede llevar al desarrollo de cáncer de alguno de los órganos internos. 

Salir del sobrepeso y de la obesidad

Estas enfermedades pueden darse por problemas de tiroides o por genética, pero también pueden deberse a otros factores sicológicos que llevan a la persona a descuidarse y a comer sin ningún control. La mayoría de las personas que sufren sobrepeso no se dan cuenta hasta que han sobrepasado un límite.   

Aunque es difícil cambiar las rutinas diarias de una persona sedentaria que no se alimenta correctamente; si existe una motivación, es posible bajar de peso. Para ello se debe cambiar esta vida sedentaria por una rutina de deporte y una alimentación más sana

Leer más
¿Podría haber salido bien el plan de los presos fugados de Alcatraz? Según los científicos, sí

Cada persona es un mundo y cada cuerpo reacciona de manera diferente cuando se pierde peso, por ello es importante consultar a un nutricionista que nos ayude a elaborar una dieta saludable. Las dietas relámpago no son la mejor opción para bajar de peso y mantenerlo, pero pueden ser una buena idea para dar el pistoletazo de salida a una vida sana. Además, la pérdida de peso repentina que se experimenta con este tipo de dietas puede ser un factor de motivación que ayude a la persona a continuar con esta nueva rutina. Sin embargo, a continuación, se debe mantener un dieta menos estricta para seguir perdiendo esos kilos de más. 

El deporte es el segundo factor que interviene en la pérdida de peso. Para una persona que nunca ha realizado deporte, esta rutina se puede hacer cuesta arriba. La manera más adecuada de empezar a hacer deporte es de menos a más, combinando diferentes ejercicios de fuerza con otros de cardio e ir aumentando poco a poco la intensidad y la duración de estos. 

Laura Micelich, la protagonista del video llegó a ese límite cuando se dio cuenta que con sólo 22 años pesaba casi 140 kilos, por lo que decidió cambiar su aspecto y su vida para dar ejemplo a sus alumnos. ¿Su secreto? ¡La halterofilia! El levantamiento de pesas le ayudó a definir su cuerpo y a tener menos piel colgando.  

Javier de la Rosa
Leer más
Recibe lo mejor de Gentside todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración