Bronquitits: aguda, crónica, síntomas, causas y tratamiento
Bronquitits: aguda, crónica, síntomas, causas y tratamiento

Bronquitits: aguda, crónica, síntomas, causas y tratamiento

Escrito por Macarena Simal
Última modificación

Por lo general, la bronquitis es una enfermedad benigna muy extendida, en particular en otoño y en invierno. Pero, ¿cómo se reconoce esta enfermedad? Y, ¿cómo curarla de manera eficaz? Explicaciones.

Definición de bronquitis: bronquitis aguda y crónica

Como su nombre indica, la bronquitis es una inflamación de los bronquios, los conductos que llevan el aire desde la tráquea hasta los pulmones. En caso de bronquitis, las paredes de estos conductos se empiezan a hinchar y producen una gran cantidad de moco, lo que provoca una tos grasa y profunda.

Se distingue la bronquitis aguda que dura, por lo general, de 2 a 3 semanas y la tos puede persistir un poco más de tiempo, de la bronquitis crónica, que dura más de 3 meses al año.

Al ser una enfermedad frecuente, existe mucha información sobre la bronquitis, que no perdona ni a los niños ni a los bebés. Ocurre más a menudo en otoño o en inverno. Según las estimaciones, la mayoría de las personas la padecen por lo menos una vez a lo largo de su vida.

La bronquitis y sus causas

Muy a menudo la bronquitis es de origen viral, provocada por una infección ORL, como una traqueítis: una rinofaringitis o una faringitis. Con mayor frecuencia, la bronquitis aguda debe sus causas a una infección viral. Ocurre a menudo como consecuencia de un resfriado o de una gripe. Los virus, que se han inhalado, se propagan hasta los bronquios donde provocan una inflamación. La bronquitis también puede ser de origen bacteriana, aunque estos casos son más inusuales.

La bronquitis también puede ser debida a la inhalación de finas partículas en el aire que irritan los pulmones, como por ejemplo el humo del cigarrillo o incluso las emanaciones de una estufa de leña. Más raramente, una bronquitis aguda también puede ser un signo de asma. De hecho, algunos pacientes que consultaron a un médico por una bronquitis aguda comprobaron que en realidad tenían asma.

Bronquitis: síntomas

La bronquitis se caracteriza por síntomas típicos como:

- Tos profunda

- Expectoraciones (flemas) viscosas de color claro, amarillento o verdoso

- Malestar general que comprende escalofríos, fatiga, una disminución del apetito, dolores de cabeza, fiebre eventualmente pero que no sobrepasa los 38,5 ºC

- Respiración corta

Si la bronquitis afecta a un niño de menos de tres años o si el niño presenta síntomas importantes, se aconseja consultar a un médico tan pronto como sea posible. Si la bronquitis afecta a un adulto y este presenta fiebre superior a 38 ºC desde hace varios días, también se recomienda consultar a un médico rápidamente.

Tratamiento y contagio: ¿cómo curar una bronquitis?

Puesto que la bronquitis es una enfermedad benigna, su tratamiento se cura por sí misma en la mayoría de los casos. Se puede utilizar paracetamol en caso de fiebre o de dolores de cabeza. Sin embargo, se desaconseja tomar antitusígenos. De hecho, en el caso de una bronquitis, la tos tiene como función evacuar el moco y despejar las vías respiratorias. Pero se pueden utilizar los antitusígenos si la bronquitis perturba demasiado el sueño o algunas actividades.

En caso de respiración silbante o estertorosa, los broncodilatadores permiten abrir los bronquios y facilitar la respiración. Por último, en la medida en la que la mayoría de los bronquios están causados por un virus, los antibióticos no son de ninguna utilidad. Excepto en el caso de bronquitis bacteriana, más rara.

Además de los tratamientos farmacológicos, es importante, en caso de bronquitis, descansar, hidratarse bien (por lo menos 8 vasos de agua al día y de bebidas calientes), tomar baños con agua templada. Es muy recomendable evitar la exposición al humo, al aire frío, así como a los contaminantes atmosféricos durante la enfermedad.

Puesto que la bronquitis es contagiosa, se aconseja evitar el contacto demasiado cercano con otras personas durante la enfermedad. También es importante cubrirse la boca al estornudar y al toser, utilizar pañuelos desechables y tirarlos después de utilizarlos, lavarse las manos con regularidad y airear las habitaciones por lo menos tres veces al día.


Sin conexión
Verifique su configuración